Rogelio Martínez dice desconocer la sentencia contra él y niega que malversase porque no se benefició de "ninguna ayuda"

Argumenta que para Ceivam "estaba todo correcto" y que será la empresa que percibió la subvención "la que tendrá que devolverla"

OURENSE, 12 (EUROPA PRESS)

El delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, aseguró hoy que desconoce la sentencia de la Audiencia Nacional que lo acusa de defraudar ayudas de la Unión Europea, pero en todo caso, indicó que "no hubo malversación de ningún tipo" porque él presidía el grupo de acción local Ceivam, pero no fue "beneficiario de ninguna ayuda".

"En todo caso, si alguna de las empresas que recibió las subvenciones tiene que proceder a la devolución de parte de lo que recibió, será esa empresa la que tendrá que devolverlo", aseveró el alto cargo de la Xunta en Ourense, que en el momento de los hechos enjuiciados (entre 1996 y 2001) era alcalde de Arnoia (Ourense) y presidente del grupo Ceivam. "No tiene nada que ver son la gestión de Ceivam ni de Rogelio Martínez", arguyó.

La resolución de la Audiencia Nacional, que publica hoy 'El País', confirma el expediente administrativo contra Rogelio Martínez, entre otros responsables de acreditar "obras inexistentes" en Ceivam por importe de más de 50.000 euros de fondos comunitarios y establece que estas ayudas deberán ser devueltas.

Aunque subrayó que desconoce esta sentencia, el delegado de la Xunta en Ourense ya solicitó "al abogado y al secretario" que elaboren un informe porque "es un asunto de hace diez años". En cualquier caso, dijo que "lo de socio de Ceivam está mal explicado", ya que se trata de una asociación "que recibía peticiones de ayudas y que, después de ser revisadas y vistas por la Xunta, eran concedidas a unas entidades".

"Algunas de las ayudas fueron denunciadas", afirmó, entre ellas las de 'Actuar', que era una empresa mixta del ayuntamiento y de jóvenes de Arnoia que se dedicaba a recoger residuos del monte, y que se solicitó que devolviese "parte de la subvención".

EXPEDIENTE "CORRECTO"

A preguntas de los periodistas tras una reunión con los sindicatos en el edificio administrativo de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez argumentó que Ceivam reclamó sobre esta cuestión porque entendía que estaba "hecho correctamente el expediente".

"Entendíamos que si en algún caso había que devolver algo, tendría que hacerlo 'Actuar', que es la empresa que solicitó la ayuda", expuso. Según relató, "todo esto se mezcló con una denuncia pendiente en el Juzgado de Ribadavia, un expediente que fue archivado por indicación de la Fiscalía, que luego se recurrió a la Audiencia Provincial, que acordó que se reiniciase el expediente y que se rematase en contra de los informes de la Fiscalía".

Bajo su punto de vista, "se mezcla lo de Madrid de la Audiencia Nacional con lo de Ribadavia", aunque añadió que se trata de un asunto que desconoce porque se arrastra desde hace "diez años". Además, insistió en que Ceivam (centro de iniciativas para el desarrollo do Val do Miño) era el ente que otorgaba las subvenciones pero "no quien las recibió".

"Hay unos informes técnicos, unos peritos que informan, unas obras y unas certificaciones de obra y un montón de órganos intermedios que tienen que velar por el cumplimiento de estas intervenciones", arguyó.

El ex alcalde de Arnoia manifestó que las obras "están hechas" ya que "están los informes y las certificaciones" y para Ceivam "estaba todo correcto", ya que "de lo contrario no se habría pagado".

"OBRAS HECHAS Y JUSTIFICADAS"

Para el ex alcalde de Arnoia, los 50.000 euros que reclama la Audiencia a los responsables de Ceivam "los cobró quien hizo las obras, los recurrió quien hizo las obras y si los tiene que devolver los devolverá quien hizo las obras" que, "a efectos de Ceivam, están hechas y justificadas con toda la documentación".

La sentencia de la sala cuatro de los contencioso administrativo de la Audiencia Nacional es firme y avala el expediente administrativo abierto en su día por Agader (Axencia Galega de Desenvolvemento Local), dependiente de la Xunta, y tramitado después por el Ministerio de Agricultura sobre el cobro indebido de ayudas de la Unión Europea por parte de Rogelio Martínez, que en aquel momento era alcalde de Arnoia por el PP.

La sentencia, con fecha 15 de abril, ratifica la orden del Ministerio que obliga a los responsables de Ceivam a devolver el dinero (50.000 euros) que ingresaron de fondos comunitarios tras certificar "obras inexistentes".