Silva Sande envió hace cuatro meses a Interior una carta en la que anunciaba su arrepentimiento

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El miembro de los GRAPO Fernando Silva Sande envió hace cuatro meses una carta dirigida al Ministerio del Interior, Instituciones Penitenciarias, los Juzgados de la Audiencia Nacional donde se investigan causas abiertas en su contra y los familiares de las víctimas de sus actos terroristas, en la que mostraba su arrepentimiento por el daño provocado durante su integración en la organización terrorista y dejaba adivinar su intención de colaborar en el esclarecimiento de las acciones de la banda, informaron a Europa Press fuentes de su defensa. Silva Sande no ofrecía de forma directa su colaboración, aclaró su letrado, que añadió que los destinatarios de la misiva interpretaron su mensaje como una oferta de ayuda que se tradujo en distintas declaraciones prestadas en la Audiencia Nacional durante este tiempo. El terrorista fue trasladado a las dependencias judiciales en varias ocasiones y declaró ante diferentes magistrados, entre ellos el juez Fernando Grande-Marlaska, encargado de la causa sobre el secuestro del empresario Publio Cordón. Durante estos interrogatorios no requirió la presencia de su abogado dado que su testimonio se prestaba de forma voluntaria, añadieron las citadas fuentes. Silva Sande destacaba en la misiva que el paso de los años y su estancia en prisión han hecho variar su visión de las cosas aunque advertía que su intención no era en ningún caso la de denunciar o incriminar a antiguos compañeros de comando, hacia los que guarda lealtad. Así, justificaba su cambio de actitud en la creencia de que el GRAPO "ya no existe" y en la reflexión interior, que le ha llevado a admitir que si pudiera volver hacia atrás no hubiera actuado de la misma forma, explicó su letrado. El abogado añadió que su cliente le confesó que nunca había conocido de forma directa al industrial desaparecido, por lo que opina que los datos que haya podido ofrecer sobre el paradero del cuerpo del secuestrado parten de referencias o de un conocimiento de los hechos posterior a la muerte de Cordón. Silva Sande se enfrenta a cinco condenas que suman 158 años de prisión, entre ellas la impuesta por el delito de detención ilegal del empresario, de 28 años de cárcel. Tiene, además, otras 36 causas abiertas en la Audiencia Nacional.