Un etarra acepta casi doce años de prisión tras un acuerdo con el fiscal

  • Madrid, 23 abr (EFE).- El etarra Gorka Joseba Lupiañez ha aceptado hoy, en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional, la pena de once años y once meses de prisión propuesta por el fiscal, reconociéndose culpable de los delitos de pertenencia a banda armada, tenencia de armas y falsificación de documentos.

Un etarra acepta casi doce años de prisión tras un acuerdo con el fiscal

Un etarra acepta casi doce años de prisión tras un acuerdo con el fiscal

Etiquetas

Madrid, 23 abr (EFE).- El etarra Gorka Joseba Lupiañez ha aceptado hoy, en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional, la pena de once años y once meses de prisión propuesta por el fiscal, reconociéndose culpable de los delitos de pertenencia a banda armada, tenencia de armas y falsificación de documentos.

La representante del Ministerio Público ha reducido en las conclusiones de la vista su petición inicial de pena en tres años y un mes, después de que el acusado reconociera su participación en los hechos que se le imputaban; y la defensa se ha mostrado conforme al tratarse de la sanción mínima para esos delitos.

Lupiáñez fue detenido el 6 de diciembre de 2007 cuando caminaba por una carretera del municipio de Bérriz (Vizcaya), armado con un revólver y portando documentación falsa.

El acusado llevaba además una mochila en la que se encontraron documentos de identidad y permisos de conducir falsos, croquis para la fabricación de explosivos, así como un ordenador portátil y diversos dispositivos informáticos de memoria.

Entre los archivos que contenían estos dispositivos informáticos, la Guardia Civil encontró manuales de ETA, anotaciones sobre los lugares de entrega y recogida de material, fotografías y mapas de lugares del País Vasco y una relación de armas y explosivos que se encuentran en el zulo de Biriatu.

Según la acusación del fiscal, que el procesado ha admitido, éste formaba parte del aparato de logística de acciones denominado ELOSA (Ekintzak Logistika Saila), encargado de suministrar material a los comandos que operaban en el interior de España.

En el momento de la detención, el procesado se encontraba en libertad tras haber ingresado en prisión provisional en 2002 después de ser arrestado por dirigir presuntamente un "grupo Y" de apoyo a ETA dedicado a la violencia callejera en la zona del Duranguesado.

La Audiencia Nacional había absuelto anteriormente a Lupiáñez en cuatro ocasiones en juicios por delitos relacionados con la violencia callejera, la última el pasado febrero, tras esta misma detención del 6 de diciembre de 2007 a raíz de la cual se inició el proceso en el que hoy ha reconocido su pertenencia a ETA.