Un tribunal de apelaciones aplaza la ejecución de un asesino racista en EE.UU.

  • Washington, 28 abr (EFE).- Un tribunal de apelaciones del estado de Georgia (EE.UU.) aplazó hoy la ejecución de William Mize, un líder racista declarado culpable de asesinar hace 13 años a uno de sus seguidores por negarse a incendiar una casa donde se vendían drogas.

Un tribunal de apelaciones aplaza la ejecución de un asesino racista en EE.UU.

Un tribunal de apelaciones aplaza la ejecución de un asesino racista en EE.UU.

Washington, 28 abr (EFE).- Un tribunal de apelaciones del estado de Georgia (EE.UU.) aplazó hoy la ejecución de William Mize, un líder racista declarado culpable de asesinar hace 13 años a uno de sus seguidores por negarse a incendiar una casa donde se vendían drogas.

Fuentes judiciales en Atlanta dijeron que la orden de aplazamiento de la ejecución, que debía realizarse esta noche, fue emitida para permitir que un juez dictamine sobre una moción presentada por los abogados del condenado.

Añadieron que el tribunal aclaró que la orden expirará 24 horas después de que el juez haya emitido su dictamen sobre la moción.

No se informó cuándo el magistrado proyecta dar a conocer su decisión.

La suspensión se produjo después de que la Junta de Perdón y Libertad bajo Palabra del estado rechazara el lunes sin comentarios una solicitud de los abogados del convicto de aplazar el castigo.

Mize, de 52 años, fue declarado culpable en 1995 de asesinar de un balazo en la cabeza a Eddie Tucker por negarse a incendiar una casa desde donde se distribuían drogas, cerca de la ciudad de Athens.

El condenado dirigía un grupo racista que, según los fiscales, era similar al Ku Klux Klan. Tucker había presentado una solicitud para ingresar a la organización.

El cuerpo de Tucker fue encontrado días después y la policía arrestó a Mize y a otros integrantes del grupo.

Uno de los testigos del asesinato, que era entonces la novia de Mize, accedió a declarar en su contra en un acuerdo extrajudicial a cambio del cual logró que se retiraran los cargos en su contra.

En una serie de recursos presentados ante las autoridades del estado y federales, Mize afirmó que no existían pruebas suficientes que demostraran que él había sido quien hizo el disparo que se cobró la vida de Tucker.

También denunció que los fiscales retuvieron evidencias y presentaron "pruebas inflamatorias e irrelevantes" acerca de sus creencias racistas para influir en el jurado.

Para su última cena, Mize había pedido carne de vacuno, pechuga de pollo frita, papas asadas, ensalada, pan de ajo, helado de crema y una bebida gaseosa.