Millones de niñas y adolescentes privadas de la educación en África por estar casadas o quedarse embarazadas


MADRID|

A millones de niñas y adolescentes casadas en numerosos países del continente africano se les está negando la educación con políticas y prácticas discriminatorias, según ha denunciado la organización Human Rights Watch (HRW) este viernes, Día Internacional del Niño Africano.

Más de 49 millones de niñas no están escolarizadas en África subsahariana, de las cuales al menos 31 millones deberían estar en secundaria, lo que supone una violación de sus derechos y la limitación de sus oportunidades.

El matrimonio infantil y el embarazo de adolescentes son factores significativos. En África subsahariana el 40 por ciento de las niñas contraen matrimonio antes de los 18 años, y hay entre 15 y 20 países en el continente con el mayor número de matrimonios infantiles a nivel internacional.

HRW destaca que el continente cuenta con el índice mundial más alto de embarazos adolescentes. Entre un 30 y un 50 por ciento de las niñas de 14 países de África subsahariana son madres antes de cumplir los 18 años. Las creencias culturales o religiosas estigmatizan a las niñas solteras y embarazadas, por lo que muchas niñas embarazadas son forzadas al matrimonio.

"El continente africano tiene uno de los índices más altos de embarazo adolescente en el mundo, pero muchos gobiernos insisten en abordar este desafío social y de salud pública castigando a las niñas y poniendo en peligro su futuro", ha denunciado la observadora de Derechos Humanos de HRW, Elin Martínez, quien ha instado a los gobiernos a "centrarse en ayudar a las niñas a prevenir embarazos no deseados y apoyar sus esfuerzos para permanecer en la escuela".

Aunque la mayoría de los países de África subsahariana se han comprometido a garantizar la enseñanza primaria y secundaria obligatoria para todos los niños, muchos excluyen o expulsan a las niñas embarazadas y a las madres jóvenes de las escuelas. Según la investigación de Human Rights Watch, Tanzania y Sierra Leona están entre los países con más políticas y prácticas discriminatorias para las mujeres embarazadas y casadas.

POLÍTICAS DE REINGRESO

"Los gobiernos africanos deben garantizar que las niñas tengan igualdad de acceso a educación primaria y secundaria de calidad y gratuita, así como apoyo para permanecer en la escuela", ha declarado HRW, que ha añadido que deben revertir las políticas y prácticas dañinas que estigmatizan a las niñas, incluidas las pruebas de embarazo y las regulaciones que permiten la expulsión de los colegios de las niñas embarazadas o casadas.

También deben adoptar directrices claras para que las escuelas vuelvan a inscribir a las jóvenes madres, prestar servicios de apoyo y garantizar que tienen acceso a los servicios de primera infancia.

Algunos países, entre ellos Camerún, Sudáfrica y Zambia, han adoptado políticas de "reingreso" para que las madres adolescentes puedan volver a la escuela después del parto, sin embargo no siempre estas políticas se implantan adecuadamente. Además, las madres jóvenes carecen por lo general de apoyo para reinscribirse, debido a los coste de la escolarización, el estigma en la escuela y la falta de servicios de cuidados infantiles asequible, así como de los servicios relacionados con la primera infancia.

Además, los gobiernos de los países de África han asumido un compromiso de Desarrollo Sostenible con Naciones Unidas para garantizar la igualdad de género y el acceso universal a la educación primaria y secundaria gratuita para todos los niños en 2030. La Unión Africana ha reconocido la importancia de eliminar todas las formas de violencia y discriminación de género, especialmente el matrimonio infantil, que es un impedimento para el desarrollo y la prosperidad de las distintas regiones.

FALTA DE EDUCACIÓN SEXUAL

Muchas adolescentes se quedan embarazadas debido a la ausencia de eduación sexual o las carencias en la información relativa a la toma de decisiones sobre sexualidad, planificación familiar y salud reproductiva. Además, muchas menores son forzadas a mantener relaciones sexuales y requieren protección, acceso a servicios y apoyo sanitario. Según las Naciones Unidas, el 80 por ciento de las mujeres de 15 a 24 años en África subsahariana tienen VIH, y las niñas de 15 a 19 años tienen cinco veces más probabilidades de contraer el VIH que los niños.

Rita, con 19 años, ha asegurado que fue expulsada cuando a los 17 años "los maestros descubrieron que estaba embarazada". "Me enteré de que a ningún estudiante se le permite permanecer en la escuela si está embarazada", ha añadido. Rita reconoce que carecía de educación sexual.

No obstante, algunos países incluyen la sexualidad y la reproducción en sus programas escolares y se llevan a cabo programas de sensibilización sobre el VIH y de "aptitudes en la vida".

HRW ha emplazado a los gobiernos a velar por que todos los niños tengan acceso a una educación sexual adecuada y han determinado que, siempre que sea posible, los servicios escolares deben estar conectados a los de salud para asegurarse de que los adolescentes reciben información imparcial y sin prejuicios.

Además, la organización ha instado a los gobiernos a adoptar leyes que establezcan claramente los 18 años como edad mínima de matrimonio para niños y niñas.