Amnistía denuncia que nueve activistas de DDHH guatemaltecos han recibido amenazas de muerte en sus móviles

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Nueve activistas de dos destacadas organizaciones de Derechos Humanos de Guatemala han recibido decenas de amenazas de muerte en sus teléfonos móviles mediante mensajes en los que hacía "especial referencia" a sus actividades en favor de la justicia para los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno de Guatemala, según denunció Amnistía Internacional (AI).

Entre el 30 de abril y el 5 de mayo, nueve integrantes de la Asociación para el Estudio y la Promoción de la Seguridad en Democracia y de la Unidad de Protección de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos recibieron más de 40 mensajes de texto (SMS) que contenían insultos y amenazas de muerte.

Uno de los mensajes, enviado el 2 de mayo, decía lo siguiente: "Te queda una hora, éste es el último aviso. Deja de meterte en nuestros asuntos, en archivos militares desclasificados. Mataremos primero a tus hijos, luego te mataremos a ti".

El 4 de mayo por la mañana había dos hombres no identificados en un vehículo verde oscuro con las lunas tintadas aparcado frente a la casa de uno de los activistas. Según AI, "se llamó a la Policía, que más tarde comunicó al activista que los hombres iban armados, que tenían una licencia de armas en vigor y que se les dejó marchar porque se consideró que no suponían ninguna amenaza".

Al mismo tiempo, dos de los activistas recibieron el mismo mensaje de texto, que decía: "Te estoy vigilando (...). Está bien que no hayas ido a trabajar, así no aparto mi vista de ti. Hijo de puta (...) estás asustado".

"Las amenazas de muerte recibidas por estos activistas ilustran el clima de inseguridad y temor reinante en Guatemala, donde las personas que trabajan para proteger los Derechos Humanos y pedir justicia se ven obligadas a asumir un enorme riesgo", afirmó la directora adjunta del Programa Regional para América de Amnistía Internacional, Kerrie Howard.

"El Gobierno debe tomar medidas de inmediato para proteger a estos activistas y asegurarse de que pueden desempeñar su legítima e importante labor sin miedo", añadió Kerrie Howard.

Las víctimas de las amenazas son miembros de la Asociación para el Estudio y Promoción de la Seguridad en Democracia (SEDEM) y de la Unidad de Protección de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (UDEFEGUA).

La SEDEM hace campaña para pedir justicia por los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno de 1960-1996, entre otras iniciativas, instando a las autoridades a que desclasifiquen archivos militares que podrían contener pruebas de algunos de los delitos. Por su parte, la UDEFEGUA presta apoyo desde el año 2000 a centenares de activistas guatemaltecos en situación de riesgo. Ambas organizaciones han pedido a Amnistía Internacional que no revele los nombres de las víctimas.

El pasado mes de marzo, miembros de la Procuraduría de los Derechos Humanos que trabajan en causas judiciales sobre asuntos de la época del conflicto armado interno fueron objeto de amenazas y ataques. Varios días después, la esposa del procurador de los Derechos Humanos, Gladys Monterroso, fue secuestrada y torturada.