Asociaciones judiciales progresistas defienden que la jurisdicción universal "engrandece la altura moral" de España

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Cuatro asociaciones de jueces y fiscales de tendencia progresista suscribieron hoy un comunicado en el que defienden que la jurisdicción universal ejercida por la Audiencia Nacional, y que será limitada a partir de un acuerdo de la mayoría de los grupos del Congreso, "engrandece la calidad democrática" del sistema judicial español y "la altura moral de nuestro país en el compromiso colectivo con la defensa de los derechos humanos".

Esta opinión es compartida por Jueces para la Democracia (JpD), la Unión Progresista de Fiscales (UPF), Magistrados Europeos por la Democracia y las Libertades (MEDEL) y el Grupo de Estudios de Política Criminal, que consideran "ciertamente preocupante" que los responsables políticos "se hayan decidido a plantearse la introducción de limitaciones en la legislación vigente al socaire de asuntos que afectan a potencias mundiales".

"Bien parece que la necesidad de limitar la protección de los derechos humanos surja solamente ante los poderosos", señalan las cuatro asociaciones, que destacan el compromiso de la Justicia española respecto de "aquellos supuestos de criminalidad de Estado cuya persecución efectiva en el país donde se han producido resulta inexistente y altamente improbable". "Este compromiso es aún mayor si cabe en tanto no exista un tribunal penal internacional que pueda ejercer su jurisdicción de modo eficaz y efectivo", destacan.

CAMBIO SIN DEBATE

Las asociaciones firmantes también critican que la limitación de la jurisdicción universal a casos que tengan una conexión con ciudadanos españoles se haya llevado a cabo aprovechando el trámite de enmiendas al Proyecto de Ley de Reforma de la Legislación Procesal para la Implantación de la Oficina Judicial. A su juicio, las modificaciones se han adoptado "apresuradamente" y "sustrayendo" este asunto del "necesario debate, a fin de limitar su alcance".

El comunicado también subraya que el principio de justicia universal constituye "una conquista irrenunciable de toda sociedad democrática y un avance decisivo en la defensa de los derechos humanos universalmente reconocidos en una sociedad global como la contemporánea".

"El derecho internacional vigente impone a todos los Estados la obligación de perseguir los crímenes contra humanidad, se produzcan donde se produzcan y al margen de la nacionalidad de los agresores y de sus víctimas, toda vez que conductas tan odiosas --que, además, quedan en la impunidad-- trascienden a las víctimas y ofenden a toda la humanidad porque ponen en peligro los principios generales de civilización consagrados por las normas protectoras de los derechos humanos fundamentales", concluyen.