Cerca de 500 birmanos piden la liberación de Suu Kyi ante la cárcel de Insein

  • Bangkok, 19 may (EFE).- Cerca de 500 birmanos pidieron hoy la liberación de la Nobel de la Paz y líder del movimiento democrático de Birmania (Myanmar), Aung San Suu Kyi, ante el presidio de Insein, en cuyo interior se celebraba la segunda vista del juicio contra ella por violar los términos de su arresto domiciliario.

Cerca de 500 birmanos piden la liberación de Suu Kyi ante la cárcel de Insein

Cerca de 500 birmanos piden la liberación de Suu Kyi ante la cárcel de Insein

Bangkok, 19 may (EFE).- Cerca de 500 birmanos pidieron hoy la liberación de la Nobel de la Paz y líder del movimiento democrático de Birmania (Myanmar), Aung San Suu Kyi, ante el presidio de Insein, en cuyo interior se celebraba la segunda vista del juicio contra ella por violar los términos de su arresto domiciliario.

El grupo, formado por miembros de la Liga Nacional por la Democracia (LND), el partido de Suu Kyi y el único que resiste a la presión de la Junta Militar, desafió los estrictos controles montados por las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes, la mayoría de ellos jóvenes, estaban liderados por el veterano político Win Tin, miembro del comité central de la LND, y la activista Naw Ohm Hla.

Otros partidarios de la líder birmana, en vez de desplazarse a Insein, prefirieron quedarse en la ciudad de Rangún y rezar por Suu Kyi en la pagoda de Shwedagon, una de las más veneradas de Birmania y que el movimiento democrático ha tomado como lugar emblemático en su lucha contra el régimen militar.

La segunda vista del juicio presidido por jueces militares contra Suu Kyi, de 63 años, comenzó pasadas las 10.00 de la mañana (03.30 GMT) y la sesión se levantó unas cuatro horas después, y como la víspera se prohibió la presencia de la prensa y de público, aunque fuesen diplomáticos quienes habían solicitado el permiso.

Junto a la Nobel de la Paz de 1991 están acusados las dos mujeres que la cuidan, una madre y su hija, y el estadounidense John William Yettaw.

El norteamericano, de 53 años, se coló en la casa de Suu Kyi el 3 de mayo, pese a las fuertes medidas de seguridad, y fue detenido dos días después cuando abandonó la vivienda.

Las autoridades acusaron a Suu Kyi de haber vulnerado los términos del arresto domiciliario que cumplía desde 2003 y que iba a vencer el próximo día 27.

La ONU, gobiernos y organizaciones de todo el mundo han condenado la detención y este juicio, en el que puede ser sentenciada hasta a cinco años de prisión.

Birmania está gobernada por un régimen militar desde 1962 y la última vez que se celebraron elecciones parlamentarias fue en 1990 y ganó con más del 82 por ciento de los votos Suu Kyi y la LND, por lo que los generales no reconocieron el resultado.

La Junta Militar organiza nuevas elecciones para 2010.