La Alta Comisionada de la ONU denuncia los efectos de la crisis en los países pobres

  • Ginebra, 20 feb (EFE).- La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, denunció hoy los perversos y desproporcionados efectos que la crisis económica mundial tiene en los países más pobres.

Ginebra, 20 feb (EFE).- La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, denunció hoy los perversos y desproporcionados efectos que la crisis económica mundial tiene en los países más pobres.

"La crisis tiene un impacto desproporcionado en las vidas de las personas más vulnerables y de los grupos más marginados de la sociedad", afirmó Pillay en un discurso pronunciado en la sesión especial que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU realizó hoy para evaluar los efectos de la crisis económica.

"La crisis va a minar el acceso al trabajo, a la comida, y al alojamiento, así como el acceso al agua, a la salud y a la educación", prosiguió Pillay.

La Alta Comisionada pidió a los estados, por tanto, que "tengan en cuenta que las modificaciones en las políticas nacionales, especialmente aquellas sobre gastos fiscales, no se tomen a expensas de los pobres a través de los cortes en servicios y protección social".

Asimismo, la Alta Comisionada pidió a los estados que no cumplen sus obligaciones con respecto a los derechos humanos que apliquen "medidas de protección no sólo de los derechos sociales y económicos, sino los derechos civiles y políticos de aquellas personas más vulnerables".

Pillay señaló especialmente a las mujeres y las niñas "que a menudo están expuestas al riesgo de violencia en tiempos de dureza".

la Alta Comisionada hizo especial hincapié en la necesidad de prevenir los brotes de xenofobia, y añadió que "los trabajadores inmigrantes son los primeros que pierden sus trabajos no sólo porque su estatus se cuestiona, sino porque son empleados en los sectores más afectados por la crisis".

El embajador checo, Tomás Husák, en nombre de la Unión Europea, también señaló la necesidad de dar especial atención a los derechos de las mujeres.

"La UE hace un llamamiento para que los países tengan como objetivo esencial las políticas de equidad de género y de reforzamiento económico de las mujeres".

El presidente del Consejo de Derechos Humanos, el embajador nigeriano Martin Uhomoibhi, destacó que "la crisis nació en los centros financieros del mundo desarrollado, y las economías más débiles serán las más afectadas. Los países en vías de desarrollo serán los grandes perdedores".

Una idea que reforzó el embajador cubano, Juan Antonio Fernández, en nombre del Grupo de Países No Alineados: "La crisis no fue creada ni provocada por los países en desarrollo. Sin embargo, somos los más afectados por ella".

Uhomoibhi recordó que, según datos del Banco Mundial, la crisis ha enviado a 53 millones de personas a la pobreza, la mayoría en los países en desarrollo.

"En África 37 de los 53 países en el continente sufren de altos índices de pobreza o alta exposición a la extrema pobreza a causa de la crisis. En Asia, 19 países han sido designados como altamente vulnerables, por causa de la crisis", agregó.

Precisamente, el embajador de Costa de Marfil, Guy-Alain Gauze, destacó que África Subsahariana ha crecido a un ritmo del 6 por ciento anual en el último decenio, y sin embargo, se espera que este aumento se sitúe en el 3,5% en el 2009 y en el 2,5% en el 2010.

"La desaceleración del crecimiento en África -continuó- tendrá un impacto sobre la estabilidad de las políticas macroeconómicas, la modernización de las estructuras productivas, las políticas sociales, sanitarias y de salud, el empleo y la capacidad adquisitiva", y alertó del "riesgo de explosión social".

Brasil, que junto a Egipto propuso la celebración de la sesión especial del Consejo, abogó por mantener los compromisos asumidos con respecto a la Ayuda Oficial al Desarrollo.