La justicia paraguaya ordena la adición del apellido al hijo reconocido por Lugo

  • Asunción, 23 abr (EFE).- La justicia paraguaya ordenó hoy que se imponga el apellido del jefe de Estado, Fernando Lugo, al niño de casi dos años que éste reconoció como suyo, fruto de una relación con una joven cuando aún era obispo.

Asunción, 23 abr (EFE).- La justicia paraguaya ordenó hoy que se imponga el apellido del jefe de Estado, Fernando Lugo, al niño de casi dos años que éste reconoció como suyo, fruto de una relación con una joven cuando aún era obispo.

Fuentes judiciales informaron de que la jueza Judith Gauto ordenó al Registro Civil que Guillermo Armindo, hijo de Viviana Carrillo, de 26 años, lleve Lugo como apellido de pila y el de la madre como segundo, en el proceso promovido por el gobernante tras admitir, el pasado día 13, su paternidad.

El jefe de Estado admitió públicamente una relación íntima con Viviana, oriunda del departamento de San Pedro, la región más pobre del país, donde Lugo fue la máxima autoridad eclesial durante más de una década.

Guillermo Armindo, quien el 4 de mayo próximo cumplirá dos años, nació seis meses después de que Lugo renunciara a su estado clerical, el 21 de diciembre de 2006, para lanzarse a la arena política.

Tras el reconocimiento público de Lugo, forzado por una demanda de filiación tramitada por dos abogados, han surgido otros dos casos de mujeres que atribuyen sendos hijos al ex prelado de la Iglesia Católica.

Benigna Leguizamón, de 27 años, denunció este miércoles a Lugo ante el juzgado de la Niñez y la Adolescencia de Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, unas horas después de que Damiana Hortensia Morán Amarilla, de 39, desvelara a periodistas que concibió otro pequeño con el jefe de Estado.

Leguizamón, quien vive en una barrio marginal de Ciudad del Este, asegura que Lugo es el padre del segundo de sus cuatro hijos, Lucas Fernando, de seis años, nacido también en San Pedro, mientras que Morán, divorciada y con otros dos hijos de 20 y 21 años, atribuye al jefe de Estado la paternidad de Juan Pablo, de un año y cuatro meses.

A diferencia de las otras dos mujeres, Morán, ex coordinadora de la Pastoral Social de un municipio cercano a Asunción y militante de unos de los grupos de izquierda de la oficialista Alianza Patriótica para el Cambio, afirma que no exige nada y que hizo público su caso "al solo efecto de que se sepa la verdad".