La líder opositora y Nobel de la Paz Suu Kyi ingresa en prisión para ser juzgada

  • Bangkok, 14 may (EFE).- La líder de la oposición birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, ingresó hoy en prisión para ser juzgada por incumplir los términos el arresto domiciliario, después de la intrusión de un extranjero en su casa de Rangún, en la que ha estado confinada durante los últimos seis años.

Bangkok, 14 may (EFE).- La líder de la oposición birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, ingresó hoy en prisión para ser juzgada por incumplir los términos el arresto domiciliario, después de la intrusión de un extranjero en su casa de Rangún, en la que ha estado confinada durante los últimos seis años.

Suu Kyi, de 63 años y quien atraviesa por un periodo de delicado estado de salud, fue conducida a primeras horas del día y custodiada por casi una veintena de policías a la cárcel de máxima seguridad de Insein, junto a las dos mujeres que la atienden desde que en 2003 la Junta Militar ordenó nuevamente su detención.

Las autoridades militares acusaron formalmente a Suu Kyi y a las otras dos personas de infringir la ley que "protege al Estado de la peligrosidad de los elementos subversivos", que es la aplicada para mantener cautiva a la líder de la Liga Nacional por la Democracia (LND), indicó el abogado y opositor Hla Myo Win.

El juicio de Suu Kyi, quien ya ha vivido en cautividad unos 13 años desde que en 1988 regresó a su país y tomó las riendas de la LND, está previsto que comience el próximo lunes en el interior del presidio, y que sea presidido por jueces castrenses.

Esta acusación contra la "Dama", como es llamada por los birmanos que la consideran el símbolo de la democracia, tiene lugar cuando en Birmania aumenta la tensión política a raíz de la preparación de las elecciones convocadas para el 2010 por la Junta Militar, que ignora la victoria de la LND de Suu Kyi en los comicios celebrados en 1998.

El portavoz de la LND, Nyan Win, denunció que el traslado de la líder de la oposición a la cárcel y la acusación eran una maniobra del gobierno militar para prolongar su detención, que en teoría y según establece la legislación expiraba el próximo 27 de mayo.

"Tiene una motivación política el hecho de que continúe detenida", indicó el portavoz de la LND, la única formación política de oposición que resiste a intensa presión del régimen militar.

De ser declarada culpable, Suu Kyi puede ser condenada a una pena de privación de libertad de un máximo de cinco años y un mínimo de tres, lo cual implica que no podrá participar en las elecciones.

El portavoz de la LND señaló que el juicio a Suu Kyi, en la prisión de Insein, donde están recluidos muchos de los cerca de 2.300 presos políticos, durará aproximadamente dos semanas.

"Tememos que lo que pretende es encarcelarla en Insein", apuntó.

Suu Kyi, a quien hace años desconectaron la línea de teléfono, tiene prohibida las visitas sin permiso previo de las autoridades y únicamente en ocasiones ha recibido a su médico y al enviado especial de Naciones Unidas en su destartalada casa de estilo colonial de la avenida Universidad, en la zona alta de Rangún.

La acusación a Suu Kyi está relacionada con el misterioso caso de un ciudadano estadounidense que la pasada semana entró en la casa de la líder de la LND, tras burlar las medidas de seguridad y a los agentes que vigilan el perímetro de la vivienda durante 24 horas.

Kyi Wiy, abogado de Suu Kyi, calificó de "intruso" y "excéntrico" al estadounidense John William Yettaw, quien permanece detenido desde que el día 6 fue sorprendido por la Policía cuando regresaba a nado desde la vivienda de la Nobel de la Paz, situada en una de las orillas del lago Inya, tras pasar al menos una noche en su interior.

Un día después de la detención del estadounidense, la Policía arrestó al médico personal de Suu Kyi, a quien durante los últimos días trataba con sueros intravenosos por su dificultad para ingerir alimentos.