Los demandantes de Ecuador dicen que Texaco incurre en abuso de derecho en el juicio

  • Quito, 13 feb (EFE).- La Asamblea de Afectados por Texaco de Ecuador, que aglutina a unos 30.000 pobladores que tienen planteada una demanda multimillonaria contra Chevron-Texaco, afirmó hoy que, con el rechazo de la petrolera estadounidense al peritaje del juicio, la empresa incurre en "abuso de derecho".

Los demandantes de Ecuador dicen que Texaco incurre en abuso de derecho en el juicio

Los demandantes de Ecuador dicen que Texaco incurre en abuso de derecho en el juicio

Quito, 13 feb (EFE).- La Asamblea de Afectados por Texaco de Ecuador, que aglutina a unos 30.000 pobladores que tienen planteada una demanda multimillonaria contra Chevron-Texaco, afirmó hoy que, con el rechazo de la petrolera estadounidense al peritaje del juicio, la empresa incurre en "abuso de derecho".

Los demandantes, en un comunicado, aseguraron que "los abogados de la empresa Texaco han incurrido en la figura jurídica de 'abuso del derecho', al acudir a la sorpresa judicial y utilización de subterfugios para demorar el proceso judicial".

La empresa petrolera divulgó ayer un boletín en el que rechazó un informe pericial, que precisa un monto de 27.000 millones de dólares como indemnización por los supuestos daños ambientales y sanitarios causados por esa compañía en la Amazonía de Ecuador.

Ante el rechazo, la Asamblea de Afectados afirma que "Texaco pretende evadir el cumplimiento de sus deberes y obligaciones, atentando directamente contra la paz social y la convivencia civilizada" y "entorpece la marcha del caso, al presentar recursos improcedentes de manera constante".

Asimismo, los litigantes señalan que muchas de las actuaciones de la petrolera estadounidense "están orientadas a acciones publicitarias".

La compañía Texaco, comprada por Chevron en 2001, operó en Ecuador entre 1972 y 1990 y en 1995 firmó un contrato con el Ministerio de Energía de Ecuador y la estatal Petroecuador para la remediación ambiental de la zona de explotación que concluyó en 1998.

Según la petrolera, tras finalizar sus labores de extracción, supuestamente realizó una labor de limpieza que consideró "adecuada", por lo que ha declinado cualquier responsabilidad en este caso.

En el proceso contra Texaco, que se desarrolla en la Corte Superior de Justicia de la ciudad de Nueva Loja, en la provincia amazónica de Sucumbíos, (noreste), se dirime la responsabilidad de la compañía ante perjuicios ambientales que afectaron a las poblaciones amazónicas.

La contaminación ambiental que supuestamente provocó la petrolera, indujo, según los demandantes, la desaparición de pueblos ancestrales durante el tiempo que operó en Ecuador, así como "muertes, abortos, violaciones y pérdidas culturales", entre otros.

Por tal razón, los 27.000 millones de indemnización que determinó el informe pericial "no son reales para la reparación de daños ocasionados, porque hay perjuicios que son incuantificables", añade el comunicado.