Tropas filipinas cercan a los secuestradores de los empleados de la Cruz Roja

  • Zamboanga (Filipinas), 11 feb (EFE).- Las Fuerzas Armadas de Filipinas dijeron hoy que han cercado a los secuestradores de los tres empleados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en una jungla de la isla de Joló, a unos 980 kilómetros al sur de Manila, pero que sus órdenes son esperar a una solución pacífica.

Tropas filipinas cercan a los secuestradores de los empleados de la Cruz Roja

Tropas filipinas cercan a los secuestradores de los empleados de la Cruz Roja

Zamboanga (Filipinas), 11 feb (EFE).- Las Fuerzas Armadas de Filipinas dijeron hoy que han cercado a los secuestradores de los tres empleados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en una jungla de la isla de Joló, a unos 980 kilómetros al sur de Manila, pero que sus órdenes son esperar a una solución pacífica.

"Esto es todavía una operación policial. No es diferente de cualquier operación ante un secuestro en Manila", dijo el jefe del servicio de relaciones civiles de las Fuerzas Armadas filipinas, el general de brigada Gaudencio Pangilinan, según la edición digital del diario "Inquirer".

Pangilinan explicó que la diferencia fundamental es que los rehenes se encuentran en la jungla y que el número de personas implicadas hace imposible que ese caso lo pudiera llevar por sí solo un equipo policial o una unidad militar.

El general añadió que se limitan a controlar el flujo de mercancías que reciben los secuestradores, y tienen órdenes de no disparar más que en defensa propia.

El suizo Andreas Notter, de 38 años y jefe del CICR en la ciudad filipina de Zamboanga, el italiano Eugenio Vagni, de 62, y la filipina Jane Lacaba, de 37, fueron secuestrados el 15 de enero en la localidad de Patikul, en Joló.

Notter, Vagni y Lacaba habían viajado a Joló el día 13 para supervisar las operaciones humanitarias y sociales que lleva a cabo el CICR en esa isla de mayoría musulmana en el sur de Filipinas.

Pangilianan confirmó que los tres se encuentran ilesos y afirmó que los secuestradores no han pedido rescate monetario alguno por liberar los rehenes, solo han presentado demandas políticas como el repliegue del Ejército o ayudas para el desarrollo de la región.

Los rehenes mantienen el contacto telefónico con cierta regularidad con el CICR y miembros del Gobierno local y hasta la televisión ha podido llegar hasta donde los retienen hablar con ellos y grabar imágenes.

Notter, Vagni y Lacaba están en poder de Abu Sayyaf, un grupo filipino islámico vinculado con Al Qaeda que ha recurrido en el pasado a los secuestros para adquirir notoriedad y fondos para financiar sus operaciones.