Un bebé de 2 meses, la víctima más joven de la violencia en el transporte de Guatemala

  • Guatemala, 26 mar (EFE).- Un bebé de apenas dos meses de edad se convirtió hoy en la víctima mortal más joven de la violencia que azota al transporte público de pasajeros en Guatemala y que se ha cobrado en lo que va de año la vida de al menos 54 personas, 33 de ellos chóferes.

Guatemala, 26 mar (EFE).- Un bebé de apenas dos meses de edad se convirtió hoy en la víctima mortal más joven de la violencia que azota al transporte público de pasajeros en Guatemala y que se ha cobrado en lo que va de año la vida de al menos 54 personas, 33 de ellos chóferes.

El infante, identificado como Anthony Josué Rosales Morales, recibió ayer un impacto de bala en el tórax, que también le perforó el estómago, intestino y un pulmón, cuando unos desconocidos atacaron un autobús al norte de la capital, donde dieron muerte a un chófer e hirieron a un ayudante.

El pequeño falleció hoy en la sala de intensivos del Hospital San Juan de Dios, de la capital, de un paro cardiaco, informó el director de ese centro sanitario, Ricardo Fong.

Rosales iba en brazos de su madre, Sonia Maribel, quien llevaba a la escuela a su hija Catherine, de 5 años, en el autobús atacado cuando se produjo la agresión en la aldea Canalitos, al norte de la capital.

El bebé se ha convertido hoy en la víctima de menor edad de la ola criminal que se ha ensañado contra los chóferes del transporte público de pasajeros que se niegan a pagar el denominado "impuesto de circulación" a las temidas pandillas juveniles.

En lo que va de 2009 han sido asesinados 33 chóferes del transporte público, así como nueve ayudantes, dos empresarios, un inspector y nueve pasajeros, incluido al bebé.

El año pasado murieron de forma violenta 85 chóferes, mientras que en 2007 fueron 37, según las estadísticas oficiales.

La capital guatemalteca y sus alrededores ha vivido en los últimos días un verdadero pánico por los ataques a tiros al transporte, lo cual ha provocado un clima de zozobra en el país.

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, responsabilizó ayer a los grupos del narcotráfico de generar la ola de violencia con el fin de "desestabilizar" al país.

Según Colom, los narcotraficantes pretenden crear condiciones de pánico y zozobra social "con el objetivo de paralizar el país", para generar condiciones que les permitan liberar a los más de 30 integrantes del grupo "Los Zetas" vinculados al mexicano cártel del Golfo que han sido capturados en los últimos meses.

Los ataques en contra el transporte de pasajeros, asegura, forman parte de las acciones de estos grupos del crimen organizado.

Pese a que varios ministros y el líder de la oposición, el general retirado Otto Pérez Molina, le han sugerido decretar un estado de sitio para frenar la violencia, el mandatario considera que "no es necesario", porque generaría mayor intranquilidad en la población.