Un centenar de familias de Guardias Civiles del País Vasco celebrarán en junio una jornada de convivencia en Cabárceno

Pagazaurtundúa denuncia que se "olvida" que los niños sufren el acoso y "sentir el cariño" en jornadas como ésta "sirve de mucho"

SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS)

Un centenar de familias de Guardias Civiles del País Vasco celebrarán en junio una jornada de convivencia en Cabárceno promovida por la Unión de Guardias Civiles (UGC) y la Fundación Víctimas del Terrorismo, con el apoyo del Gobierno de Cantabria. Se trata de disfrutar de un día de encuentro centrado en las familias y los niños, con el objetivo de que se sientan "queridos y arropados" y se alejen, por unas horas, de las "condiciones tan duras" que sufren en Euskadi.

Así lo dijeron hoy en rueda de prensa la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, y el secretario general de la Unión de Guardias Civiles de Cantabria, Vicente Velasco, quienes estuvieron acompañados por el consejero de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, Javier López Marcano.

Pagazaurtundúa agradeció la "generosidad y solidaridad" de toda la sociedad de Cantabria con las iniciativas de la Fundación Víctimas del Terrorismo, en este caso, un proyecto "modesto" pero "con una carga simbólica muy importante".

Así, explicó que en el País Vasco hay muchas familias de Guardia Civiles con niños que viven en condiciones de "tensión ambiental". Esos niños preocupan "especialmente" a la fundación, porque "se olvidan cuando se habla del fanatismo y el terrorismo", y lo cierto es que "sienten y sufren esa situación tan dura del acoso y lo hacen con gran valentía y dignidad".

Con la jornada de Cabárceno se trata, indicó, de que los guardias y sus hijos pasen "un día estupendo" en Cabárceno, una jornada "de encuentro centrado en las familias y los niños", en el que "se sientan queridos y arropados". "Los seres humanos somos animales simbólicos y sociales y sentir el cariño sirve de mucho", afirmó al respecto.

En este sentido, apuntó que otras iniciativas de la fundación con personas afectadas directamente por el acoso o el terrorismo han conseguido que las familias y los niños "vuelven nuevos" al "sentir el cariño y que no están solos". "Puesto que la infancia es tan importante para la conformación de los seres humanos, todas estas iniciativas y otras que no se cuentan son muy importantes para formar seres humanos enteros y que tengan lazos comunitarios como los que queremos todos los ciudadanos", subrayó.

Finalmente agradeció el "esfuerzo" de la UGC por coordinar este proyecto y estar en una tierra "que entiende tan bien que somos todos una especie de familia y que tenemos que salir adelante todos juntos".

CAMBIO EN EL PAÍS VASCO

Por su parte, Velasco también agradeció la colaboración del Gobierno de Cantabria que "siempre" apoya sus proyectos, aunque lamentó que después de 34 años de democracia fundaciones como la de Víctimas del Terrorismo "sigan siendo necesarias" porque sigue habiendo terrorismo y víctimas, y la situación en el País Vasco "no se ha normalizado".

Aseguró que los guardias destinados en Euskadi viven en "un estado de estrés total" porque "saben que una parte de la sociedad les rechaza". "Es una pena que por trabajar en una profesión cuyo espíritu es servir y ayudar a los demás, estés en un sitio donde hay gente que te hace la vida imposible", denunció.

Además, calificó de "doblemente penoso" para un guardia civil estar destinado en el País Vasco porque "al rechazo de la calle" se suma el de "los propios jefes" que "como no tienen otra cosa que hacer se dedican a hacer la vida imposible con el régimen interno", de forma que el índice de "correctivos y expedientes disciplinarios se ha desbordado".

Por ello destacó la importancia de que los guardias acudan a Cabárceno con sus familias "y por un día se olviden de las condiciones tan duras que sufren allí", lo que agradeció a la Fundación y al Gobierno de Cantabria.

En este sentido, apuntó que al nuevo Ejecutivo vasco "le ha parecido bien" esta iniciativa y "hasta puede que la apoye". "Parece que va cambiando, poco a poco, la situación y eso es gracias en gran parte a la Fundación Víctimas del Terrorismo", concluyó.

Por su parte, López Marcano afirmó que los participantes en la actividad de Cabárceno "van a estar en su casa" porque Cantabria es una tierra "de libertades, convivencia y esperanza en un futuro tranquilo, de tolerancia, donde quepan todos", y por ello los cántabros se "jactan" de una tierra "agradable, amable, acogedora" Los cántabros, dijo, se han "abierto" y se han hecho "ciudadanos del mundo".

Tras expresar su "admiración y aliento" para la Fundación y la Guardia Civil, manifestó la "solidaridad de Cantabria" para con ellos y el deseo de una vida "tranquila y pacífica" para todos.