Artístico

MARCHENA (SEVILLA), 13 (EUROPA PRESS)

La asociación de promotores, constructores, técnicos y almacenes de la construcción de Marchena (Sevilla) ha convocado una protesta para el próximo viernes contra el procedimiento administrativo incoado por la Consejería de Cultura para ampliar la delimitación del Conjunto Histórico-Artístico, dado que los empresarios temen una "ralentización" de la actividad del sector como consecuencia de esta iniciativa.

En un comunicado, el Ayuntamiento informó de que la protesta se celebrará a las 19,30 horas del viernes a las puertas del propio Consistorio, gobernado por Juan Rodríguez Aguilera (PA). La movilización surge en el periodo de un mes habilitado por la Consejería de Cultura para examinar la documentación del procedimiento y formular alegaciones o sugerencias.

Este periodo de alegaciones, de hecho, comenzó el pasado 25 de marzo tras un anuncio publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) y firmado por el delegado provincial de la Consejería de Cultura, Bernardo Bueno, quien a través de este documento recogido por Europa Press atendía "al estado en el que se encuentran las actuaciones" correspondientes a la nueva delimitación del Conjunto Histórico-Artístico de Marchena y, en consecuencia, sometía a información pública el expediente elaborado por la Dirección General de Bienes Culturales.

La iniciativa de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, como se recordará, parte de la declaración formalizada en 1966 en cuanto al Conjunto Histórico-Artístico de Marchena, entendiendo que al limitarse al recinto amurallado no quedaron protegidos "otros sectores que tuvieron su origen en el proceso de morfogénesis de la ciudad durante la conformación de los arrabales históricos", ámbitos que hoy día "conservan inalteradas las características tipológicas de la trama urbana y suficientes ejemplos del tipo edificatorio de su arquitectura tradicional".

Insertos en este parcelario de carácter histórico pero "no protegido" en la declaración de Bien de Interés Cultural de 1966, existen "inmuebles de interés histórico, arquitectónico y artístico, destacando las iglesias de San Pedro, San Agustín o la Encarnación, los centros conventuales y un numeroso conjunto de edificios de carácter monumental compuesto por las diferentes muestras de arquitectura palaciega", por lo que la Dirección General de Bienes Culturales resolvía imponer la protección a "un ámbito de mayor dimensión" a través de este procedimiento.