Cabrera dice que hasta que los datos de las CC.AA no estén "claros" no se "tirarán a la cabeza de nadie"

VALLADOLID, 6 (EUROPA PRESS)

La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, calificó de "polémicas inútiles" las surgidas de los datos correspondientes a la implantación de la ley de Dependencia por parte de las comunidades y resaltó que hasta que las cifras que estas manejan no sean "claras" desde el Gobierno no se "tirarán" a la "cabeza de nadie".

Cabrera, quien firmó hoy en Valladolid el convenio por el que el Gobierno central aporta a la Comunidad 29,6 millones para la atención a la dependencia, rechazó pronunciarse sobre los modos en los que las distintas comunidades están implantando la ley con el fin de no "dificultar" la colaboración entre las administraciones pero sí aseveró que hasta que las propias comunidades no tengan "claros" los datos estos "no se tirarán a la cabeza de nadie".

En este sentido, la ministra, quien no puso en duda que las comunidades aporten "muchos recursos" a la implantación de la ley como, añadió, lo hace el Estado, consideró que no es "fácil""averiguar" las dimensiones del esfuerzo que se hace desde las autonomías ya que las partidas presupuestarias para dependencia no figuran separadas de las de políticas sociales.

Cabrera, que en más de cuatro ocasiones y a preguntas de la prensa reiteró su objetivo de "hacer todo lo posible" para el cumplimiento "efectivo" de la ley y rechazó su pronunciamiento sobre temas que pudieran dificultar la colaboración o la prestación de los correspondientes servicios a las personas dependientes, calificó de "inevitable" el hecho de que haya "ruido" aunque negó que su origen esté en el Ministerio que dirige.

"Lo que hace el Ministerio es trabajar para que haya más transparencia e información desde las administraciones implicadas", explicó antes de reiterar que el funcionamiento de la ley de Dependencia está vinculado con la colaboración "leal" de las instituciones y que lo que no se centra en la prestación de servicios a los dependientes, objetivo "fundamental" de la ley, son "polémicas inútiles".

NO PONER "PIEDRAS EN EL CAMINO"

Asimismo Cabrera, quien reconoció que el proceso de implantación de la ley es largo y, por lo tanto, "no se pueden poner piedras en el camino", negó que el Gobierno deba dinero a las comunidades autónomas y aclaró que el pago del nivel mínimo es automático y que el Ejecutivo central aporta las cantidades equivalentes a las acciones que ponen en marcha las autonomías mientras que, el resto de la financiación, se establece en el marco del Consejo Territorial, que se reunirá el próximo día 15 de abril.

En último término y en referencia a las críticas por el "exceso de burocracia" en los procesos de evaluación de la dependencia, la ministra de Educación, Política Social y Deporte defendió la necesidad de "ser capaces" de aportar garantías con el fin de prestar la debida atención a los ciudadanos con derecho a recibir las pertinentes ayudas y cuestionó la diferencia entre los "excesos" burocráticos y el establecimiento de garantías "suficientes" sobre el hecho de que las personas que son evaluadas con merecedoras de las prestaciones.

Por su parte y a este respecto el consejero de Familia de la Junta de Castilla y León, César Antón, explicó que existían 90 millones pendientes de recibir por parte del Estado correspondientes a los presupuestos de 2007 y 2008 que se han liquidado mensualmente en el nivel mínimo (80 millones hasta diciembre del pasado año y 19 millones en el transcurso de 2009).

Así, aclaró que el hecho de que la Comunidad reciba ya en el presente año la liquidación mensual del nivel mínimo es fruto de la concesión de prestaciones que se realiza. "Si lo recibimos de forma más ágil es porque se agiliza la concesión de prestaciones", añadió antes de aseverar que Castilla y León sí ha avanzado en el desarrollo y aplicación de la ley de Dependencia "gracias" a la colaboración con las administraciones locales y provinciales.

Además, el consejero aprovechó para subrayar que la "lealtad" de la Comunidad ya ha sido demostrada por el Ejecutivo regional, punto en el que recordó su apuesta por la creación de un sistema de información común con el fin de acordar los tiempos y los datos y recordó que los presupuestos regionales de 2009 recogen un anexo "específico", por una cuestión de "transparencia", en el que se detallan las inversiones de la Comunidad en el apartado de Servicios Sociales.