Jiménez, la única nueva ministra que se estrenó hoy en las Cortes, dice llegar con "ritmo, que es de lo que se trataba"

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, fue la única de los nuevos componentes del Gobierno que se estrenó hoy en labores parlamentarias en las Cortes, en la sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Senado. Y aseguró que llegaba con "muchas ganas, fuerza e ilusión" y con "ritmo, que es de lo que se trataba", en alusión a la expresión que empleó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al explicar la renovación de su gabinete.

También compareció en la Cámara esta tarde, Elena Salgado, por primera vez como vicepresidenta económica, pero cuya presencia en las sesiones de control ha sido habitual tanto como ministra de Sanidad como de Administraciones Públicas, sus cargos anteriores.

Una de las preguntas que tuvo que afrontar fue la del vicesecretario territorial del PP y presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas, quien hoy esperaba haber mantenido un debate sobre financiación autonómica no con Salgado sino con Manuel Chaves, ahora vicepresidente y su contrincante en la Comunidad Autónoma. "Cada día sus competencias son más fantasmagóricas", dijo del ex presidente andaluz.

Salgado salió enérgicamente en defensa de Chaves: "Me sorprende que le sorprenda que su pregunta sea respondida por quien preside el Consejo de Política Fiscal y Financiera, a no ser que quiera mandar una pulla que le sirva de consuelo de sus tres derrotas en las urnas (en Andalucía)".

BLANCO PIDE TIEMPO PARA ESTUDIAR UN PROYECTO.

Aunque se esperaba hoy en el Senado al nuevo vicepresidente territorial del Gobierno, su presencia no estuvo prevista en ningún momento, como tampoco había ninguna pregunta dirigida a los nuevos responsables de Cultura y Educación. No fue el caso, sin embargo, de otro nuevo ministro, José Blanco, responsable de Fomento. En el orden del día inicial figuraba una pregunta del senador balear Pere Sampol sobre la financiación del tranvía para la bahía de Palma de Mallorca.

Según confirmó el propio senador a Europa Press, desde el equipo de Blanco se le pidió que retirase la pregunta para poder estudiar el proyecto y darle una respuesta propia, no basada en las decisiones tomadas por el anterior equipo de Magdalena Álvarez.