La lucha contra la corrupción empeora en Rumanía, pero mejora en Bulgaria, según la CE

  • Bruselas, 12 feb (EFE).- Las reformas judiciales y la lucha contra la corrupción han sufrido un retroceso en Rumanía, pero van por buen camino en Bulgaria, según un informe presentado hoy por la Comisión Europea sobre los compromisos que adquirieron estos dos países para entrar en la UE en enero de 2007.

La lucha contra la corrupción empeora en Rumanía, pero mejora en Bulgaria, según la CE

La lucha contra la corrupción empeora en Rumanía, pero mejora en Bulgaria, según la CE

Bruselas, 12 feb (EFE).- Las reformas judiciales y la lucha contra la corrupción han sufrido un retroceso en Rumanía, pero van por buen camino en Bulgaria, según un informe presentado hoy por la Comisión Europea sobre los compromisos que adquirieron estos dos países para entrar en la UE en enero de 2007.

Se trata de un informe provisional y, por lo tanto, sin consecuencias directas en las ayudas económicas, que fueron parcialmente suspendidas el pasado verano en Bulgaria debido a un elevado nivel de corrupción e irregularidades.

Desde entonces, el Gobierno de Sofía ha hecho "esfuerzos y avances en reforma judicial y lucha contra la corrupción que ahora deben mantenerse y reflejarse en medidas concretas contra los grupos criminales", dijo hoy el portavoz comunitario Johaness Laitenberger.

Pero en el caso de Rumanía, según la CE "los progresos observados en el último informe (de julio pasado) no se han afianzado", aunque ha habido "algunas señales positivas" en la reforma judicial.

"Algunas investigaciones contra la corrupción siguen bloqueadas por el Parlamento" rumano, que impide la persecución penal de ex ministros que son también parlamentarios, recordó Laitenberger.

El documento publicado hoy es un repaso de los objetivos conseguidos desde la última evaluación y las reformas pendientes, como una advertencia de cara al informe previsto para el próximo verano, que en este caso sí podría tener consecuencias económicas para ambos países.

Bulgaria y Rumanía ingresaron en la UE el 1 de enero de 2007 después de que la CE amenazara con retrasar un año la fecha debido al retraso en las reformas para alcanzar determinados estándares europeos.

Finalmente, la Comisión recomendó el ingreso de los dos nuevos Estados miembros, aunque con una serie de mecanismos de vigilancia, entre ellos la presentación de informes semestrales, sobre el progreso de ambos países en la reforma judicial y la lucha contra la corrupción.