La Mancha lidera la lista de las regiones "peor preparadas" ante la crisis

GUADALAJARA, 13 (EUROPA PRESS)

Los diputados del Grupo Parlamentario Popular de Castilla-La Mancha, María Crespo y José María Bris, afirmaron hoy que los últimos indicadores económicos reflejan que la región castellano-manchegas lidera la lista de las comunidades "peor preparadas ante la crisis que azota a nuestro país".

En rueda de prensa, Crespo señaló que el presidente, José María Barreda, "debe atender, de una vez por todas, a la realidad económica de Castilla-La Mancha y a los problemas de los ciudadanos, con medidas y propuestas concretas".

De este modo, la diputada regional repasó las conclusiones que arroja un informe de la consultora Roland Berger, y que dejan en "entredicho" las políticas del Gobierno regional. De hecho, tal y como refleja este documento, señaló que Castilla-La Mancha es la segunda región con más impuestos --4.126 ingresos presupuestarios económicos por habitante-- y la antepenúltima con menos beneficios sociales en materias como sanidad, empleo, medio ambiente o seguridad ciudadana.

Asimismo, dijo que según el informe, la región ha sido la primera y única comunidad en tener deflación, algo que no ocurría desde 1978 cuando el INE comenzó a publicar la evolución de los precios por regiones. A todo ello, además, unió el crecimiento interanual en la tasa de desempleo, ya que tanto la provincia con un 84,68 por ciento, como la región, con un 55,93 por ciento, están por encima de la media nacional situada en un 50,38 por ciento.

Crespo también recordó otros indicadores, como la "enorme" deuda de las empresas públicas, el caso de Caja Castilla La Mancha (CCM) al convertirse en la caja peor valorada en solvencia y la primera en ser intervenida por el Banco de España, o la pérdida de renta per cápita.

Frente a esta situación, los diputados regionales recordaron las 50 medidas propuestas parta crear empleo y riqueza en Castilla-La Mancha para solventar la difícil y complicada situación que atraviesa la región. Por ello, señalaron que estas medidas, recogidas en planes de austeridad en el gasto público, en reducción de impuestos o en el apoyo a diversos sectores y colectivos, contemplan diversas propuestas.

Entre dichas propuestas, destacaron la reducción real del número de consejerías y todos los gastos que conllevan, el equilibrio presupuestario, la reducción de impuestos de competencia autonómica, la deducción en el IRPF por vivienda habitual o por nacimiento o adopción, nuevas medidas de fomento de la contratación indefinida de jóvenes y mujeres, planes para discapacitados, la creación y localización de nuevas industrias, un plan de revitalización del pequeño comercio, un plan de choque contra el fracaso escolar o la ampliación de la inversión en infraestructuras hidráulicas.