Los economistas forenses esperan más de 6.000 insolvencias en 2009

  • Madrid, 6 may (EFE).- El Registro de Economistas Forenses (REFor) elevó hoy sus previsiones sobre los concursos de acreedores (antiguas suspensiones de pagos) esperados para 2009, que a su juicio superarán los 6.000, más del doble que los 2.902 contabilizados el año pasado.

Madrid, 6 may (EFE).- El Registro de Economistas Forenses (REFor) elevó hoy sus previsiones sobre los concursos de acreedores (antiguas suspensiones de pagos) esperados para 2009, que a su juicio superarán los 6.000, más del doble que los 2.902 contabilizados el año pasado.

El presidente del REFor, Raimon Casanellas, y la directora del organismo, Inés Landín, estimaron el pasado mes de febrero que podrían presentarse entre 4.500 y 5.000 insolvencias, aunque esperan que la tendencia alcista de los tres primeros meses del año continúe, de forma que "es probable que veamos más de 2.000 solicitudes" trimestrales próximamente.

A ello contribuirán los limitados "efectos positivos" de la reforma de la Ley Concursal, aprobada el pasado 27 de abril por el Gobierno, que los responsables del REFor no saben "en qué medida" puede repercutir.

Casanellas aseguró que, por un lado, la reforma de la ley favorece la presentación de insolvencias al abaratar el procedimiento, si bien la regulación y las garantías dadas a los acuerdos de refinanciación limitarán el número de empresas que tengan que declararse en concurso de acreedores por falta de apoyo de la banca o de los acreedores en las negociaciones.

Respecto a la evolución de las insolvencias en el primer trimestre del año, el REFor, que agrupa a una parte de los profesionales que se nombran judicialmente para administrar concursos, calcula que dejaron a 38.000 trabajadores afectados.

Esa cifra es un 58% mayor que los 24.000 empleados perjudicados en el último trimestre de 2008 (160.000 desde el inicio de la Ley Concursal, en 2004), debido al aumento en el número de empresas concursadas con un tamaño superior a 50 trabajadores.

Los responsables del REFor también explicaron que el peso relativo de las insolvencias pedidas por acreedores ha bajado hasta el 5,65% del total porque "los acreedores se están dando cuenta de que instar un necesario no es tan fácil y puede salirle caro".

Respecto a la reforma ya aprobada de la Ley Concursal, Casanellas criticó los cambios porque "nos tememos que no va a acortar mucho los plazos del procedimiento porque los Juzgados necesitan más medios" para hacer frente a la avalancha de concursos.

Además, la reforma "integral" de la Ley Concursal que ha puesto en marcha el Ministerio de Justicia debería facilitar la solución a las discrepancias que puedan tener los acreedores respecto a los importes que se les reconocen, lo que en su opinión se lograría dando más competencias a los administradores concursales (los designados por el juez para gestionar o supervisar un concurso).

También pidió un mejor tratamiento de las insolvencias de personas físicas, "a las que en muchos casos la reforma no es favorable".

Por su parte, la directora del REFor, Inés Landín, insistió en que la próxima reforma de la Ley Concursal tendrá un buen impacto "si se resuelve en cuestión de meses, porque si es un tema de años no tendrá mucho sentido", dado que la norma "tiene que funcionar en los momentos de crisis".