Montaño confía en alcanzar un acuerdo con IU antes del Pleno de mañana sobre la moratoria de los solares vacíos

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

La portavoz del gobierno municipal del Ayuntamiento de Sevilla, Maribel Montaño (PSOE), confió hoy en alcanzar un acuerdo con IU, su socio de gobierno, antes del Pleno de mañana sobre la posible moratoria hasta 2011 de la ordenanza reguladora del Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas, que prevé expropiaciones si en determinados plazos no se ha edificado en suelos privados.

"Naturalmente que puede haber acuerdo antes de mañana", afirmó hoy en rueda de prensa Montaño, quien apeló al "equilibrio entre la lucha contra la especulación y la situación económica actual que impide a las empresas edificar".

En este sentido, insistió en la necesidad de "ser sensibles" con las circunstancias económicas actuales, por lo que explicó que "se está trabajando en eso y se llegará a un acuerdo antes de mañana", y avanzó que se buscarán "criterios generales" de aplicación en todos los casos con el fin de garantizar la "seguridad jurídica" de la medida.

Por su parte, el concejal de Presidencia y Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), explicó que si bien la citada ordenanza constituye una "buena medida" para "evitar la especulación" inmobiliaria, el escenario actual de "crisis" ha dado una nueva perspectiva de "devaluación del precio del suelo", por lo que defendió igualmente la moratoria propuesta.

Ayer, el primer teniente de alcalde y portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, calificó de "mala noticia" dicha propuesta de moratoria y anunció que IU votaría en contra de la misma al considerar que "no es asumible, sencillamente porque sería una estrategia contraria a la reactivación económica y la generación de empleo".

No obstante, Torrijos no descartó estar "en condiciones de buscar algún tipo de acuerdo que, evidentemente, no sea esta medida" para alcanzar un acuerdo con su socio de gobierno y se refirió a alternativas para casos concretos para facilitar que los constructores puedan acceder a líneas de financiación sin que se deje de construir, como un procedimiento rogatorio para que se pueda argumentar "fehacientemente" por parte de los propietarios del suelo que hay dificultad para obtener financiación.