Archivada la denuncia de una cabo contra el jefe de la Guardia Civil


SANTANDER|

La Unión de Oficiales acusa a la denunciante de intentar "desacreditar y desprestigiar" al coronel

El Juzgado Togado Militar de Madrid ha archivado la denuncia de la cabo de la Guardia Civil que denunció al jefe del Instituto Armado en Cantabria por su actitud hacia ella y dos compañeras que no se pusieron el chaleco antibalas en un ejercicio de tiro al no ser de su talla ni adaptarse a sus formas femeninas. El juez entiende que el coronel dispensó un trato "exquisito" a sus subordinadas y que "ni por asomo" existió "atentado a su dignidad, actuación discriminatoria o exceso arbitrario en el ejercicio del mando".

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil ha destacado este viernes en rueda de prensa que el auto, contra el que cabe recurso, demuestra que los hechos denunciados son "totalmente falsos", y ha considerado que la denunciante, vocal de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en el Consejo de la Benemérita, pretendía "desacreditar y desprestigiar" al coronel Luis Antonio del Castillo, y a los oficiales monitores de tiro.

Además, han recalcado que a día de hoy no hay todavía chalecos externos diferenciados para hombres y mujeres, sino que son de uso "indistinto".

El auto afirma con "absoluta rotundidad" que el proceder del coronel Luis Antonio del Castillo "fue del todo punto correcto", y que incluso autorizó a las tres agentes a realizar el ejercicio de tiro sin el chaleco antibalas pese a que es obligatorio. "De lo único que cabría hablar es de discriminación positiva por parte del mando", añade.

El juez togado considera que la denunciante, Pilar Villacorta, hace una valoración "subjetiva y sesgada" de los hechos, y recalca que "ninguna de las otras dos guardias civiles que vivieron la misma experiencia se sintieron acosadas, humilladas o discriminadas".

Por otro lado, considera "proporcionada y adecuada a las circunstancias" la orden del teniente Martínez Valdés de que el personal femenino regresara a la galería de tiro para realizar una acción formativa sobre la colocación y uso del chaleco, después de que dos guardias se lo pusieran al revés.

El juez togado considera "significativo" que la propia denunciante se coloca el chaleco por encima del arma, lo que dificulta su uso; "colocación incorrecta que puede ser subsanada ajustando los velcros, cosa que hizo el teniente con normalidad y respeto", añade el auto.

Sin embargo, la AUGC denunció el pasado mes de noviembre que se llegó a "violentar físicamente" a las mujeres al intentar ellos mismos "ajustarles" y "apretarles" el chaleco.

Como conclusión, señala que "no cabe apreciar delito alguno ni en el mando denunciado ni en cualquiera de los oficiales que participaron en los hechos, cuyo proceder fue siempre correcto". Por el contrario, considera que la denunciante llegó a "faltar gravemente al respeto" al jefe de su zona cuando le dijo "y usted mi coronel, si a usted le pusieran un tanga usted se sentiría cómodo".

El auto señala que esa expresión "reviste gravedad suficiente para considerar que existen indicios de la comisión de una falta grave" que podría constituir una infracción disciplinaria. "No quiere ni pensar que hubiera pasado si ese improperio u otro parecido lo hubiera dirigido el coronel a la denunciante", concluye el juez togado.