El Ayuntamiento dedica una placa al expresidente del Supremo Antonio Hernández Gil, "ejemplo de jurista"


MADRID|
El Ayuntamiento dedica una placa al expresidente del Supremo Antonio Hernández Gil, "ejemplo de jurista"

El Ayuntamiento dedica una placa al expresidente del Supremo Antonio Hernández Gil, "ejemplo de jurista" MADRID | EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Madrid ha dedicado una placa al jurista, presidente de las Cortes Constituyentes durante la Transición, presidente del Consejo de Estado y del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo Antonio Hernández Gil, al que han calificado como un "ejemplo de jurista y de ciudadano comprometido".

El descubrimiento de la placa ha tenido lugar en la calle Serrano, número 87, donde Hernández Gil tenía su despacho. En el homenaje han estado presentes la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; el expresidente del Tribunal Supremo, Pascual Sala; los extitulares de la cartera de Justicia Landelino Lavilla y Fernando Ledesma o la secretaria primera del Congreso de los Diputados, Alicia Sánchez-Camacho, además de familiares del homenajeado.

El hijo de Antonio Hernández Gil ha destacado la "sencillez" del acto, acorde con lo que a su padre le hubiera gustado, pero la importancia de la labor realizada por el homenajeado y la "iniciativa" de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de colocar las placas para recordar a vecinos ilustres.

Los intervinientes en el acto han recordado a Hernández Gil como un "ejemplo de jurista y ciudadano comprometido" con su país y la sociedad del momento, y han señalado que la placa recoge "una mínima parte de lo que fue".

HERNÁNDEZ GIL

Nacido en el municipio pacense de Puebla de Alcocer, Hernández Gil estudió Derecho en Salamanca y más tarde obtuvo el premio extraordinario de doctorado en Madrid. Fue profesor en las universidades de Granada y en la Complutense de Madrid y fue miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

En 1977 fue elegido miembro de la Junta Electoral Central en las primeras elecciones democráticas tras la dictadura. Después, fue nombrado senador y ocupó la presidencia de las Cortes Constituyentes hasta la entrada en vigor de la Carta Magna.

Ocupó durante el primer gobierno de Felipe González la presidencia del Consejo de Estado, cargo que abandonó para asumir la presidencia del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo en 1985. Salió ileso de un atentado de ETA y murió en 1994.