AMPL.- Ex presidente de Audiencia de Las Palmas defiende su comportamiento, pide justicia y que se "limpie" su nombre

La Fiscalía mantiene la solicitud de 2 años de suspensión LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 26 (EUROPA PRESS) El ex presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, José Antonio Martín y Martín, --apartado de sus funciones por un presunto delito de negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos-- defendió hoy su comportamiento, que consideró correcto "en todo momento", pidió que se haga justicia y que se limpie su nombre y el de su familia. Así lo manifestó hoy el también ex presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial durante su intervención en el juicio que se ha celebrado desde el martes contra el magistrado, para quien la Fiscalía mantuvo hoy la petición de imponer 2 años de suspensión para el ejercicio de las funciones jurisdiccionales y una multa de 9.000 euros para Martín. Por el contrario, el Ministerio Público, representado por el fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido, rebajó de un año y seis meses de suspensión para el ejercicio de empleo de cargo público a 8 meses de suspensión y una multa de 30 euros diarios durante 5 meses para el otro acusados en la causa, el empresario Wilebaldo Luis Yanes, procesado por el mismo presunto delito. Por su parte, los letrados de la defensa solicitaron la libre absolución para sus clientes al considerar que los hechos no suponían la comisión de ningún delito y que las pruebas aportadas de escuchas policiales por la Fiscalía y que implicaban a Martín y Luis Yanes no demostraban un comportamiento de asesoramiento judicial en la vista del 28 de julio de 2005 contra el narcotraficante Rafael Bornia. Martín reiteró hoy que existe una diferencia entre el silencio civil y el penal. Así, explicó que en lo civil impera la regla de que el que calla otorga, mientras que en lo penal es un derecho fundamental y, por consiguiente, no se está obligado a prestar declaración. "CONSECUENTE" CON LA POSTURA DE LA DEFENSA "Quisiera añadir otra idea, que es que tenía que ser consecuente con la postura de mi defensa, no como un medio para eludir u obstruir a la justicia y, ni mucho menos, para ocultar nada, sino siendo, simplemente, lógico y consecuente con la postura de mi defensa y que yo mismo comparto", expuso. "Mi manifestación es bien clara y sencilla. He tenido durante toda mi vida gran amistad con el otro acusado --Luis Yanes--, al igual que con Julio González, otro paisano y amigo, y otros amigos. Con ellos he compartido momentos de alegría y de toda clase, como cualquier ser humano y he hablado con ellos de todo lo que se puede hablar. Desconozco las relaciones comerciales de mi amigo y de otros amigos", dijo mientras aclaró que todo el mundo ha tenido la puerta de su despacho abierta y que a todos les ha comentado siempre lo mismo: "Hay que decir la verdad, no hay que enrollarse, ya que a nosotros nos corresponde estudiar el caso en toda su dimensión y hacer un juicio justo". "De ahí no he pasado con nadie", recalcó. El fiscal, por su parte, consideró que las llamadas que se produjeron el pasado 5 de mayo evidencian las "cautelas" que se tomaron Martín, Luis Yanes y Julio Bornia. Según Garrido, ese día, Luis Yanes contactó telefónicamente con Martín confirmándole una cena previamente pactada con Julio Bornia para esa misma noche en un restaurante de Las Palmas de Gran Canaria. "CAUTELAS EN LA CENA" Respecto a la cena, --donde vio la existencia de cautelas en la concertación y el desarrollo de la misma-- indicó que dicho encuentro demostró que existían intereses por medio y lamentó que "nunca se sabrá de los que hablaron". Garrido opinó que el 30 de mayo de 2005 fue un día "importante", puesto que, sobre las 13.20 horas, Julio Bornia contactó telefónicamente con Wilebaldo Luis Yanes intentado que éste se pusiera en contacto con el magistrado y concertase una cita para hablar con él. De este modo, Wilebaldo Luis llamó inmediatamente a José Antonio Martín a quien insistió en el deseo de Julio Bornia de hablar con él, "consintiendo Martín en el referido encuentro en horas de la tarde para poder hablar con Julio y trasmitirle la tranquilidad que al parecer aquél precisaba". Tras concluir los "preparativos anteriores" la reunión tuvo lugar sobre las 21.00 horas del mencionado día en el domicilio de Martín, donde acudieron Wilebaldo Luis Yanes y Julio Bornia. Aquí, la defensa hizo especial hincapié en que Martín pensaba que el "Julio" del que Luis Yanes le hablaba por teléfono era Julio González --amigo de la infancia--, de ahí que el ex presidente de la Audiencia Provincial se enfadara, según indicó Bornia durante su testimonio, al verle en el portal de su domicilio. Asimismo, durante el mes de junio de 2005 se sucedieron las conversaciones entre las tres personas mencionadas, y el 10 de junio tuvo lugar una conversación telefónica donde Julio Bornia Bordón le preguntaba a Wilebaldo Luis Yanes si se había producido algún avance en la gestión, informándole este último de que las gestiones se encuentran "estancadas ante la enfermedad de la suegra" de José Antonio Martín. Días después, en concreto el 14 de junio, Wilebaldo Luis informó telefónicamente a Julio Bornia que ya había entregado a Martín "la nueva documentación que la había facilitado", al tiempo que le trasmitió la "necesaria tranquilidad toda vez que el magistrado estaba haciendo todo lo que podía". En ese sentido, el abogado de Martín, Nicolás González-Cuéllar, afirmó que las conversaciones entre los acusados, --que no reconocieron sus voces en las grabaciones policiales-- no pueden demostrar la existencia de ningún delito por comportamiento de asesoramiento judicial en la vista del 28 de julio de 2005 contra el narcotraficante Rafael Bornia. "NO SABEMOS SI EL PRESIDENTE DEL TSJC CONOCÍA LOS HECHOS" Por otra parte, González-Cuéllar manifestó ante el rechazo de la Sala a que acudieran a declarar como testigos el ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Fernando de Lorenzo, el juez del Juzgado de Instrucción número 7 de la capital, Miguel Ángel Parramón, y el fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido, quien, precisamente, representa a la Fiscalía en el juicio, que no se podrá saber si el que por entonces era presidente del TSJC conocía los hechos y las escuchas. En este sentido, la Sala de lo Penal del TSJC deliberó y rechazó ayer la solicitud del abogado de la defensa en representación de Martín y Martín, a la que se adhirió también el abogado de Wilebaldo Luis Yanes, y a la que se opuso Vicente Garrido por considerar que son testimonios "innecesarios" en relación a los hechos que se juzgan. Además, la defensa se preguntó el motivo por el que no se paralizó la vista del pasado 28 de julio de 2005, pero no por la participación de Martín en la misma, sino por la de los otros magistrados --que reconocieron haber escuchado rumores sobre posibles escuchas e interés de un juez en algún asunto en concreto-- y del fiscal antidroga, Javier Cabañas. Precisamente Cabañas declaró ayer en calidad de testigo, que el titular del Juzgado número 7 de Las Palmas de Gran Canaria, Miguel Parramón, le dijo que existían unas escuchas donde aparecía Martín, unas palabras ante lo cual Cabañas preguntó que si estaba relacionado con drogas (para ver si era de su competencia). El fiscal informó entonces a sus superiores jerárquicos inmediatos de que el que por entonces era presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas estaba, supuestamente, manteniendo contactos con Julio Bornia. Así, manifestó que acudió al juicio del 28 de julio de 2005 con "confianza" en la integridad de los 3 magistrados de la Sala.