Arroyo Fiestas estima que en la Ciudad de la Justicia sólo cabrán dos juzgados más a partir de 2010

Señala que la crisis "genera litigiosidad" y apuesta por un plan de choque y no por llevar a cabo "parches"

MÁLAGA, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Audiencia Provincial de Málaga, Francisco Javier Arroyo Fiestas, aseguró hoy que, teniendo en cuenta los juzgados previstos para este año, "para 2010 puede que cupiesen un par de órganos judiciales más" en la Ciudad de la Justicia, "no más", por lo que consideró que será necesario tomar alguna medida.

Así, entre las posibles soluciones barajó "elevar un edificio anexo, si el Ayuntamiento diera la correspondiente licencia, o reocupar otra vez el edificio del Muelle Heredia", donde, actualmente, se encuentran sólo las dos salas, social y contenciosa, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

"El problema es que en una situación de crisis económica, levantar nuevos edificios lo veo bastante complicado, sobre todo cuando ahora mismo al parecer la prioridad es crear una ciudad de la justicia en Sevilla", apuntó en rueda de prensa Arroyo Fiestas, quien insistió en que en estas épocas la inversión pública desciende "en todos los ámbitos".

Por tanto, señaló que "no es previsible que esa situación ideal de creación de todos los órganos judiciales que son necesarios la veamos a corto plazo", recordando que la memoria del TSJA apuesta por crear en la capital un juzgado de Familia, dos de Primera Instancia, el número 3 de lo Mercantil y el 14 de lo Penal así como el de Instrucción 15 y otros dos de lo Social.

Recordó que la Audiencia de Málaga es la que "genera más asuntos" de Andalucía, con 6.784 ingresados en 2008 en el orden penal, lo que supone un cuatro por ciento más que el año anterior y un tiempo de respuesta de un mes y medio, y 3.802 en el civil, lo que significa un tres por ciento más que en 2007 y siete meses de media para la resolución.

Con estos datos, Arroyo Fiestas solicitó cinco magistrados más, dos para las salas penales y tres para las salas civiles, que, según auguró, acogerán a partir de ahora más recursos procedentes de los juzgados de primera instancia de la capital, que han experimentado en los primeros meses de 2009 un crecimiento del 30 por ciento en asuntos.

Consideró que "la crisis genera litigiosidad" y señaló que en estas situaciones "se necesitan medidas de refuerzo y de respuesta rápida", lamentando que "no tenemos capacidad económica ni presupuesto para ello". Así, puso como ejemplo los juzgados de lo social, que están señalando despidos a seis o siete meses vista.

En cuanto a los juzgados de lo Mercantil, significó que el segundo ya tiene juez titular, que tomará posesión a finales de junio; mientras que aún no ha salido la vacante del número 1, tras la marcha del magistrado Enrique Sanjuán, aunque este órgano contará con un refuerzo para lo que se ha aprobado una comisión de servicio.

En cuanto a la provincia, indicó que muchos juzgados "no pueden digerir el volumen de asuntos que tienen" y que toda la costa "se encuentra en una situación realmente lamentable". En el caso de Estepona, aunque destacó que se ha dado el visto bueno para elevar la categoría de los jueces a magistrados --solicitud pendiente aún del Ministerio--, lamentó que el juzgado que lleva el caso 'Astapa' siga sin un juez de refuerzo.

JUSTICIA Y POLITICA

Por tanto, apostó por un plan de choque para la administración de justicia de Málaga y la costa porque "los ciudadanos de Málaga no se merecen la justicia que tienen sino una mucho mejor". Abogó, asimismo, por "una decisión política, valiente, en la que se decida que la justicia debe considerarse una prioridad, no porque lo pidan los jueces, sino los ciudadanos".

"Mientras que no se afronte este aspecto, no con parches, sino con medidas integrales y con una reestructuración importante, no podremos salir adelante", aseguró Arroyo Fiestas, al tiempo que recordó que está pendiente la reforma de la oficina judicial y un proyecto para poder redistribuir los jueces desde los tribunales superiores o audiencias.

Criticó que la justicia "no tiene un puesto prioritario en política porque los partidos no la conciben como algo que preocupe a los ciudadanos", y consideró importante que "se mencione" a la justicia en la batería de prioridades establecida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Respecto a la huelga prevista para el 26 de junio, indicó que "no se ha solucionado nada" respecto de la anterior, por lo que estimó que "se a a volver a repetir la convocatoria", aunque dijo percibir "cambios notorios en el actual Ministerio de Justicia" y se mostró convencido de que "se van a solucionar muchos de los problemas antes del día 26".