Caamaño y Granados acercan posturas para incrementar el número de jueces y aumentar la financiación de la Justicia

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, mantuvieron hoy su primera reunión en la que acercaron posturas para mejorar la crítica situación de los tribunales de la región, atascados por la sobrecarga de asuntos que cada día ingresan en la Administración de Justicia madrileña.

Se trata de una primera toma de contacto entre el consejero y el ministro que servirá para que en un futuro se alcancen compromisos concretos que se materialicen en mejoras para la Justicia de la Comunidad de Madrid.

Al finalizar el encuentro, Granados calificó la reunión de "muy cordial" y se mostró satisfecho con "la absoluta sintonía" que mantuvo con el ministro al ponerle sobre la mesa las principales demandas de la Comunidad de Madrid para desatascar los tribunales. Entre ellas, Granados emplazó al ministro a incrementar el número de jueces y magistrados en la región, teniendo en cuenta que es el territorio que mayor litigiosidad ostenta de España. Además, reclamó que se cree un juzgado exclusivo de Violencia de Género en cada uno de los veintiún partidos judiciales de Madrid.

En la reunión, Caamaño informó al consejero de la previsión del Ministerio de Justicia de introducir la figura de juez de adscripción territorial en la tramitación de la Ley de la Oficina Judicial con la finalidad de evitar la interinidad en las plazas de jueces. El problema de la interinidad es una de las cuestiones que más preocupa al Gobierno central.

Asimismo, el ministro adelantó a Granados que en breve se anunciará en el marco de la tramitación de la citada norma la puesta en marcha de una vía adicional de financiación de la Justicia para las Comunidades Autónomas con la finalidad de reforzar la dotación económica que el Gobierno central destina a los órganos judiciales de toda España.

Otro de los temas que se abordaron fue la informatización de la Administración de Justicia madrileña. La idea del ministro y el consejero es que se firme cuanto antes un convenio para la instalación del programa lexnet en los juzgados de la Comunidad de Madrid, al igual que se hará en toda España con la idea de que haya una interconexión de datos entre los órganos judiciales.

La principal preocupación de la Consejería es la implantación del nuevo modelo de la Oficina Judicial que pretende aliviar de trabajo a los jueces. Este sistema dejará al juez para que juzgue y ejecute sentencias, mientras que delegará en el secretario y en el jefe de la oficina judicial el impulso procesal.

Este modelo implica una reestructuración del actual sistema judicial en todos los aspectos. Uno de los puntos más controvertidos de la Oficina Judicial es la pretensión de delegar en el secretario la agenda de señalamiento de los juicios, un aspecto al que los jueces se oponen de manera frontal.