Condenados a casi 72 años los secuestradores de un menor y su hermano al desembarcar de una patera

ALMERÍA, 30 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a un total de 71 años y nueve meses de prisión a los seis ciudadanos marroquíes que en mayo de 2006 mantuvieron retenidos durante al menos nueve días a dos hermanos, uno de ellos de 13 años, que acababan de arribar en patera al litoral de El Ejido y por cuyo rescate pretendían cobrar a su familia hasta 3.000 euros.

La sentencia de la Sección Tercera, a la que tuvo acceso Europa Press, considera a S.E., L.T., H.T., A.M.B. y E.A. autores de dos delitos de secuestro por el que les impone penas que oscilan entre los ocho y los seis años de cárcel, al tiempo que condena al primero de ellos a 14 meses de prisión por resistencia a la autoridad y lesiones a uno de los agentes de la Policía Nacional que procedió a su detención y al que deberá indemnizar con 2.000 euros.

El tribunal, presidido por la magistrada Társila Martínez, estima probado que los seis urdieron la trama al encontrar al menor de los hermanos deambulando por el litoral de El Ejido, al que había arribado horas antes procedente de Alhucemas (Marruecos) en compañía de su hermano, de 19 años, y del que se había separado para huir de las patrullas de la Guardia Civil que rastreaban la zona.

Uno de los acusados, que viajaba junto a cuatro de sus compañeros a bordo de un vehículo de la marca Ford, ofreció al chaval ayuda y le trasladó hasta un cortijo entre invernaderos ubicado en el término municipal de Vícar (Almería), donde habitaba un sexto, M.B., al que le entregaron y al que encargaron que le mantuviera encerrado, así como que vigilará sus movimientos para evitar su huida.

Al día siguiente volvieron al paraje del litoral ejidense, donde hallaron al hermano y con el que repitieron la operación. Una vez que ambos estuvieron en su poder, uno de los implicados en la trama, H.T., se puso en contacto telefónico con sus padres, residentes en el país alaüí, y le pidió el pago de 1.500 euros por cada uno de ellos si quería lograr su liberación.

LIBERACIÓN.

Los progenitores a su vez alertaron a un tío de las víctimas, en España, quien interpuso denuncia ante la Comisaría Provincial de El Ejido y facilitó el número de teléfono usado por los secuestradores para contacto al tiempo que concertaba una cita "controlada" con ellos en un conocido centro comercial de El Ejido.

Tras el primer contacto fallido, en el que uno de los acusados reiteró a los familiares de ambos chicos que sin dinero no había entrega, volvieron a encontrarse en la noche del 9 de junio de 2006 en un bar ubicado en la barriada de Venta del Corsario, en Vícar, donde se cerró un acuerdo para abonar el rescate en la parada del autobús cercana al día siguiente.

A las 13,00 horas, el tío de las víctimas entregó a los secuestradores un total de 950 euros, que éstos contaron en la calle para luego, dos de ellos, dirigirse hasta una cafetería donde fueron detenidos, no sin oponer resistencia, por agentes de la Policía Nacional. En concreto, S.E. y E.A. forcejearon con dureza y provocaron que uno de los efectivos cayese al suelo y se fracturase la mano derecha.

Los dos hermanos eran liberados poco después y encontrados pasadas las 22,00 horas deambulando por la pedanía de Cortijos de Marín, en el término municipal de Roquetas de Mar. En el cortijo donde permanecieron retenidos bajo llave, se encontraron los pasaportes.