Córdoba.- Tribunales.- Absuelven a una vidente del tarot de abusos a la hija menor de edad de un cliente

CÓRDOBA, 17 (EUROPA PRESS) La titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba ha absuelto a M.T.G.P. de un delito de abusos sexuales sobre la hija menor de un cliente, por el que el Ministerio Público le pedía una pena de tres años de prisión, al considerar la jueza que "queda una sombra de duda, por lo que se debe favorecer al reo", cumpliendo así con el principio 'in dubio pro reo'. Según la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, en 2003 la acusada entabló una estrecha amistad con el padre de la menor, viudo desde el año 2001 y con tres hijos. El 20 de noviembre de ese año, el hombre ingresó en el hospital Reina Sofía de Córdoba para una intervención en el corazón y la acusada vino para visitarlo. Como la menor, de casi 12 años, tenía un poco de fiebre, se quedó a pasar la noche con la procesada en el hotel en el que se hospedaba. A la mañana siguiente, la niña se levantó y se vistió sin que "conste probado que la acusada le realizara tocamientos obscenos y tampoco consta claramente probado que la acusada animara a la menor a que le tocara en sus partes íntimas". En su resolución, la jueza señala que "sobre la realidad de los tocamientos, sólo contamos con la palabra de la menor, que si bien ha sido persistente en su testimonio incriminador, sin embargo está ausente de toda corroboración porque el hecho --de existir-- no deja otras huellas que las psicológicas". Sobre la relación causal del daño psicológico apreciado en la menor por los peritos que la examinaron como efecto directo del suceso "no tenemos pruebas claras y concluyentes", subraya la sentencia. Al valorar el testimonio de cargo de la niña, la jueza estima que se ha de considerar "que tanto ella como sus hermanos pudieran tener animadversión hacia la acusada porque no aceptaran que otra mujer tuviera amistad íntima con su padre, cuando su madre hacía sólo dos años que se había muerto". Sobre esta vidente, que anunciaba su número de teléfono en un canal de televisión, pesa otra acusación de estafa por parte del padre de la menor. Según la calificación del fiscal, el padre de la menor, aquejado de una depresión, mediante una llamada a un 806 contactó con un gabinete tarotista, a través del cual conoció a la acusada, con la que entabló además de la relación profesional una de amistad, ofreciéndose aquella a realizar "embrujos" para que él lograra su felicidad. La acusada "aprovechándose de su credulidad y del estado psicológico" obtuvo con ánimo ilícito más de 9.000 euros. Le pedía préstamos a la víctima con la excusa de realizar conjuros para su salud. En diciembre de 2003, al comprobar el acusado que no le devolvía dinero alguno, se lo pidió y ésta, le respondió que pararía los conjuros con graves consecuencias para él y su familia, por lo que éste le realizó nuevos ingresos.