Defensa del juez Calamita formaliza recurso de casación contra la sentencia que lo condena a más de 2 años de inhabilitación

Anuncia que en abril se presentará querella contra las integrantes del equipo psicosocial por "falsedad documental y falso testimonio" MURCIA, 31 (EUROPA PRESS) El letrado Javier María Pérez-Roldán, director jurídico de la entidad Projusticia, que se encarga de la defensa del juez Fernando Ferrín Calamita, formalizó hoy el recurso de casación contra la sentencia del 23 de diciembre de 2008, por la que se condenó al magistrado a inhabilitación por dos años, tres meses y un día por retardo malicioso en la adopción de una menor por parte de una pareja lesbiana. Según informó la Plataforma Pro Juez Ferrín Calamita en un comunicado, el recurso se funda en 13 motivos casacionales; siendo lo más destacado el hecho de que acredita que "los magistrados que resolvieron no fueron imparciales, ya que, entre otras cosas, citan como hechos probados cosas que ni las acusaciones ni la defensa citaron en sus escritos o en las vistas y que no están en las actuaciones". Sostiene, por ello, que "esto quiere decir que la Sala no se ha ajustado a la legalidad vigente, y realizó actividades de este tipo en el caso del juez Ferrín Calamita, teniendo acceso a datos que no estaban en las actuaciones". A su juicio, "esto demuestra que tenían interés directo en el asunto hasta el punto de buscar hechos que pudiera incriminarlo". Por otra parte, el recurso presentado "pone en evidencia la nula solvencia técnica de la sentencia, pues no se acredita en la misma la existencia ni del elemento objetivo ni del subjetivo del supuesto tipo delictivo". En cuanto al objetivo, "no se acredita que un retraso de seis meses sea excesivo", y en lo referente al elemento subjetivo, "sostiene la sentencia que la malicia en que consiste el delito se cometió por querer imponer sus creencias e ideología, pero en la misma no se dedica una sola línea a decir en que consistieron estas creencias o ideología". NO SE PRESENTARÁ LA QUERELLA Por otro lado, el letrado defensor anunció en su día una querella contra el juez instructor al entender que "cometió una clara prevaricación al dictar dos autos contradictorios, reflejando unas razones jurídicas completamente fuera de derecho". Sin embargo, esta querella no se presentará, dado que el juez Ferrín Calamita entiende que "una condena o absolución del instructor no influye para nada en su actual situación jurídica y sostiene que él hacía justicia en su juzgado solamente y no tiene pretensión de hacer justicia en otros casos que en nada le afectan". No obstante, el próximo mes de abril se presentará una querella contra las integrantes del equipo psicosocial por falsedad documental y falso testimonio. Y es que, dicta el comunicado, "si quedara acreditado que el informe que elaboraron fue falso y que cometieron falso testimonio, pues en su declaración ante el TSJ de Murcia dijeron que sí que las vieron y sostuvieron que no citaron a la madre biológica para su estudio, se las podría condenar por la vía penal"; por lo que "esta condena abriría al condenado la vía del recurso de revisión para solicitar la anulación de su condena". Por todo ello, el letrado Pérez-Roldán calificó esta sentencia de "injusta e insolvente técnicamente; una monumental chapuza, ya que fue dos veces enmendada"; razón por la que sostuvo que el Tribunal Supremo "la tendrá que anular de plano por tal cúmulo de defectos formales". En cuanto al equipo psicosocial, aseguró que los abogados de familia "estamos acostumbrados a encontrarnos con equipos que informan siempre bajo premisas ideológicas". A su juicio, "la condena de la trabajadora social y la psicóloga servirá para un eventual recurso de revisión y, sobre todo, para que los equipos psicosociales de los juzgados españoles empiecen a darse cuenta que los informes que emiten deben hacerlos desde una óptica profesional, y no desde la ideología de género en la que militan".