El acusado de agredir sexualmente a una joven tras salir de una discoteca niega los hechos

SEVILLA, 5 (EUROPA PRESS)

El individuo acusado de amenazar y agredir sexualmente a una joven entre dos contenedores a la salida de una discoteca de Cazalla, en Sevilla, negó hoy los hechos que se le imputan en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial, donde ha asegurado que su intención únicamente era la de acompañar a la denunciante.

Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que el acusado, identificado como R.G.C., ha reconocido que se cayó al suelo con la chica aquella madrugada del 21 de noviembre de 2004, si bien, según su versión, no agredió a la víctima.

Por su parte, la principal testigo del caso y víctima manifestó que tiene un trauma desde que ocurrieron estos hechos que, según defiende el Ministerio Público, son constitutivos de un delito de agresión sexual.

La Fiscalía de Sevilla reclama cuatro años de prisión para R.G.C., a quien consideran responsable de abordar a la víctima a la salida de la discoteca del municipio y de insistir en acompañarla a pesar de la negativa de la denunciante.

Para el fiscal, el inculpado "cogió a la víctima de la cabeza, la tiró al suelo entre dos contenedores y comenzó con tocamientos", aunque "la víctima en un descuido del agresor pudo zafarse y ser auxiliada por un transeúnte que pasaba por allí en su vehículo".

El Ministerio Fiscal considera que los hechos relatados constituyen un delito de agresión sexual, por lo que reclama cuatro años de cárcel para el acusado, el pago de una multa de 400 euros y una indemnización de 6.500 euros para la víctima.