El PRC creará una fundación de análisis y divulgación sobre Cantabria, derechos y libertades, y regionalismo

Llevará el nombre de Eduardo Obregón y se espera tenerla operativa en el último trimestre del año

SANTANDER, 17 (EUROPA PRESS)

El Partido Regionalista de Cantabria (PRC) va a crear una fundación de carácter privado dedicada al debate, el análisis, la investigación y la divulgación de ideas y propuestas de todo tipo (políticas, económicas, sociales...) sobre Cantabria, así como de los derechos y libertades públicas y del regionalismo.

La fundación será una entidad sin ánimo de lucro que se nutrirá de las aportaciones privadas de donantes y patronos y participará también en concursos públicos. Llevará el nombre de Eduardo Obregón, uno de los fundadores del partido, ex secretario general de la formación y ex presidente del Parlamento cántabro, fallecido en el año 2006.

La creación de la fundación se acordó ayer durante la reunión del Comité Ejecutivo del PRC, en la que además el secretario general de los regionalistas, Miguel Ángel Revilla, expuso su habitual informe político, y se adoptaron otros acuerdos, como la fecha y lugar de la próxima fiesta del partido, que se celebra el primer domingo de julio (este año será el día 5), y en esta edición tendrá como escenario el parque de Alceda, en el municipio de Corvera de Toranzo.

El vicesecretario general del partido, Rafael de la Sierra, y el secretario de Formación, Pedro Hernando, dieron cuenta hoy en rueda de prensa del resultado de esa reunión y explicaron los objetivos de la fundación que va a crear la formación.

Será una fundación de carácter "social y cultural" que, entre otros objetivos, tendrá el de "promover, fomentar y desarrollar" estudios, investigaciones y proyectos sobre cultura, lengua, instituciones, recursos naturales, economía y, en general, sobre todo aquello que contribuya a fomentar la identidad cántabra y a difundir el regionalismo.

Además, contribuirá al impulso de proyectos para mejorar la calidad de vida en el ámbito de la educación, la sanidad, la igualdad o la solidaridad, entre otras vertientes, así como para el desarrollo industrial y tecnológico en el marco de la sociedad de la información y el conocimiento. Igualmente, fomentará los lazos con la población de origen cántabro que vive fuera de la región para preservar la identidad y cultura de Cantabria.

Para trabajar en esos fines, la fundación organizará y patrocinará cursos, seminarios, conferencias y actos culturales y formativos; elaborará, editará y difundirá libros, revistas y material multimedia; colaborará con otras entidades; recopilará datos y promoverá actividades de biblioteca y museísticas; y concederá premios y ayudas de investigación.

ESPACIO VACÍO

Según destacó Pedro Hernando, en Cantabria hay otro tipo de fundaciones pero más de carácter cultural y ésta pretende ir "un paso más allá", incorporando el punto de vista sociológico, político y económico. Con ello, se ocupará un espacio que, a su juicio, hoy por hoy "se encuentra vacío" en la región.

Además, su creación responde también a una necesidad que perciben en la sociedad cántabra, ya que, a su entender, el sentimiento cántabro y regional es cada vez más importante y se necesita un instrumento para mostrar "de manera más clara" a la sociedad el análisis y las soluciones y alternativas a los problemas de Cantabria que se plantean desde la perspectiva regionalista.

EJEMPLO DE HONRADEZ POLÍTICA

La elección del nombre se debe, según comentó De la Sierra, a que la fundación se va a asentar sobre los mismos principios vitales que rigieron la actuación de Eduardo Obregón, del que destacó su labor en la difusión del regionalismo y su compromiso con la sociedad y la democracia.

El vicesecretario general del PRC resaltó que Obregón fue una persona "singular" en la política de Cantabria y por su lucha a favor de los derechos y libertades democráticas. Habló de él como una persona "comprometida, muy honrada y extraordinariamente capaz de modificar su criterio cuando creía que los demás tenían razón".

Igualmente, elogió su "honradez política", porque, tal como recordó, dimitió de la Presidencia del Parlamento cuando un diputado le puso una querella por presunta prevaricación tras suspenderle de su condición de diputado, unos hechos de los que finalmente fue absuelto por el Tribunal Supremo.

De la Sierra destacó que Obregón representa por tanto "uno de los pocos casos de honradez política", porque entendió que una persona pública que tuviera su honestidad política en cuestión debería dimitir.