El presidente de la Audiencia de Córdoba cree necesario dividir las jurisdicciones entre lo civil y penal

CÓRDOBA, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Eduardo Baena, que presentó hoy los datos provinciales de la memoria del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de 2008 destacó que el problema de Córdoba no es el módulo de entrada de asuntos, sino la necesidad de dividir las jurisdicciones entre lo civil y penal.

En rueda de prensa, destacó que "eso sería lo ideal, teniendo en cuenta que en Córdoba es importante prestar más atención a la calidad y es fundamental la división de jurisdicciones, de manera que haya especialidades en materia civil y penal".

Desde su punto de vista, esto en Córdoba "sería factible con muy poco coste económico porque bastaba con dos magistrados y un secretario más", teniendo en cuenta que ahora mismo hay diez magistrados, y con dos más posibilitaría la creación de cuatro secciones: dos civiles y dos penales, "con lo que así se conseguiría esa división de jurisdicción".

Por otro lado, informó de la incidencia que hace el TSJA sobre el hecho de conseguir la comarcalización de determinados juzgados como los de Familia y Violencia de la Mujer, de manera que, "bajo su ámbito tuviesen varios partidos judiciales porque además la materia que llevaría este juzgado comarcal ya no la llevarían los juzgados de cada pueblo, con lo cual se verían liberados de trabajo y podrían resolver materias comunes con mayor facilidad".

Además, el TSJA considera en su informe la creación urgente de un juzgado de Primera Instancia y el de lo Mercantil número 1, teniendo en cuenta que el actual tiene carácter mixto. "Con motivo de la actual crisis económica en el último año han aumentado los litigios enormemente", revela la memoria.

En los juzgados de lo Social también se ha disparado la saturación de expedientes. Estos órganos resuelven los conflictos entre empresas y trabajadores, los despidos o fraudes a la Seguridad Social, entre otros asuntos. Esto explica que haya sido precisamente durante 2008 cuando hayan entrado un total de 5.692 casos en el Juzgado de lo Social de los que 1.335 siguen esperando una resolución. Por eso, el TSJA pide la creación de dos juzgados más en Córdoba.

El alto tribunal andaluz también calcula la media de internos que controla el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Córdoba, que son 1.810. Esta cifra tan alta hace necesaria la creación de otro juzgado, ya que lo ideal sería que cada magistrado no tuviera que controlar a más de 1.000 internos.

En cuanto a la carga de trabajo que sufren los partidos judiciales de la provincia, el presidente de la Audiencia informó de que Aguilar de la Frontera, Pozoblanco, Cabra y Peñarroya están por debajo del módulo de entrada, mientras que Lucena y Posadas sobrepasan el límite. De este modo, está previsto que en este último se cree un tercer juzgado. A éste, habría que sumar el nuevo Juzgado de Menores que está previsto crear y para el que aún se está buscando sede.