El supremo colombiano aprueba la extradición a EE.UU. del captor de Betancourt

  • Bogotá, 19 feb (EFE).- La Corte Suprema de Justicia de Colombia aprobó hoy la extradición a Estados Unidos de un guerrillero de las FARC que tenía secuestrados a la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, a tres contratistas estadounidenses y a 11 soldados y policías, informó el tribunal.

El supremo colombiano aprueba la extradición a EE.UU. del captor de Betancourt

El supremo colombiano aprueba la extradición a EE.UU. del captor de Betancourt

Bogotá, 19 feb (EFE).- La Corte Suprema de Justicia de Colombia aprobó hoy la extradición a Estados Unidos de un guerrillero de las FARC que tenía secuestrados a la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, a tres contratistas estadounidenses y a 11 soldados y policías, informó el tribunal.

El Supremo colombiano autorizó entregar a jueces de EE.UU. bajo cargos de tráfico de drogas a Gerardo Antonio Aguilar Ramírez, alias "César", integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"César" fue capturado el pasado 2 de julio cuando el Ejército colombiano rescató en una operación encubierta a 15 rehenes de las FARC, entre los que se encontraban los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados el 13 de febrero de 2003.

La Corte Suprema de Justicia concedió la extradición por el delito de narcotráfico, pero advirtió de que no puede ser extraditado por el delito de toma de rehenes, como argumentó la justicia de EE.UU. en su solicitud.

El pasado 3 de febrero la Corte Suprema colombiana negó la extradición de otro rebelde capturado en el rescate de los 15 rehenes, Alexander Farfán Suárez, alias "Gafas", al considerar que no cometió el delito de toma de rehenes, sino de secuestro.

"César" y "Gafas" pertenecían al frente primero de las FARC y fueron reclamados por un tribunal del Distrito de Columbia o Washington.

Howes, Stansell y Gonsalves fueron secuestrados luego de que las FARC derribaran la avioneta en la que viajaban por las selvas del Caquetá (suroeste colombiano).

El grupo guerrillero incluyó a los tres rehenes en la lista de rehenes "canjeables", a los que pretende intercambiar por unos 500 de sus miembros presos.

Stansell, Gonsalves y el piloto Howes trabajaban para una empresa contratada por el Departamento de Defensa de EE.UU. para recoger informaciones sobre plantaciones de droga, pero las FARC los acusaron de ser espías de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense.