Fiscalía cántabra pide una segunda sentencia o repetir el juicio por jurado que absolvió al acusado de matar a su inquilina

La defensa reprocha a fiscalía y acusación particular que pretenden "sustituir" el juicio del jurado por el suyo propio

SANTANDER, 12 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía reclamó hoy ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) una segunda sentencia contra el acusado de matar en julio de 2007 a su inquilina en la que no se tenga en cuenta la eximente de trastorno mental transitorio en la que se sustentó el jurado para absolverle y, en su lugar, le condene por asesinato.

En su defecto, propone que se anule el juicio y se repita porque, en su opinión, el jurado no explicó suficientemente los motivos en los que sustenta la absolución y, además, incurrió en un error al eximir al acusado de responsabilidad por trastorno mental cuando "en ningún momento" los informes periciales constatan que tuviera anulada la voluntad en el momento de los hechos.

Todos sus argumentos han sido asumidos íntegramente por la acusación particular que, al igual que la Fiscalía, asegura que todos los peritos "de forma categórica y por unanimidad" sostienen que el acusado no tenía anulada su voluntad.

Sin embargo, la defensa les reprocha a ambas partes que pretenden "sustituir" el juicio del jurado por el suyo propio, por uno que se ajuste a "sus intereses", valiéndose para ello de una "inventada falta de motivación" del veredicto que, de ser así, tendría que haber sido motivo de protesta en el propio juicio.

Además, en su opinión, los informes periciales son "divergentes" y mientras los médicos forenses no hallan enfermedad mental, aunque admiten una "leve alteración"; los psicólogos reconocen una posible afección mental, que uno de ellos califica de "limitación severa" y otro "de marcada gravedad", por la situación que vivía el acusado derivada de la "conflictividad" de la fallecida. "Lo que sucede es que las acusaciones no están conformes" con que el jurado "dé mayor credibilidad" a los informes de los psicólogos que a los de los forenses, aseguró.

El acusado, R.G.A., fue juzgado en el mes de enero en la Audiencia Provincial de Cantabria por un jurado popular que, aunque reconoció que mató a su compañera de piso y la dejó siete días en su habitación, le absolvió porque, a su entender, "no era dueño de sus actos" en el momento de los hechos fruto de la conducta "conflictiva" de la mujer.

(((Seguirá ampliación)))