Fiscalía de Valladolid eleva de 7 a 11 años la pena global para el acusado de violar a su esposa

La denunciantes y único testigo de los hechos, que ha perdonado a su cónyuge, se acogió a su derecho de no declarar

VALLADOLID, 29 (EUROPA PRESS)

El Ministerio Fiscal elevó de siete a once años de cárcel la pena global solicitada para el joven ecuatoriano Omar I.O.C. por la autoría de un delito de agresión sexual y otro de amenazas sobre su propia esposa, a la que en septiembre de 2008 obligó, presuntamente, a mantener relaciones sexuales en el domicilio familiar, sito en el barrio vallisoletano de Delicias, y llegó a advertir de que si le abandonaba mataría a los dos hijos de ambos.

Aunque inicialmente la acusación pública solicitaba penas de cinco y dos años de cárcel por agresión sexual y amenazas, respectivamente, poco antes de que el juicio quedara visto para sentencia decidió modificar sus conclusiones e incluyó respecto del primero de ambos delitos la agravante de parentesco, al comprobar que la pareja se casó legalmente en Ecuador, país de procedencia del acusado y de la víctima, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Durante el juicio, celebrado en la Audiencia de Valladolid, el procesado explicó que el 23 de septiembre de 2007 sostuvo únicamente "una discusión normal, de pareja" con su esposa, María P.I.R, en la habitación de matrimonio que ésta, debido a los problemas conyugales existentes, ocupaba desde hacía tiempo con sus dos hijos, de 8 y 10 años, y que estuvo motivada porque ella no había dormido esa noche en casa.

"En ningún momento me abalancé sobre ella, ni la desnudé ni agredí sexualmente", aseguró el imputado, quien dijo no llegar a entender cómo su todavía esposa, ya que ni siquiera han iniciado trámites de divorcio, pudo acusarle de "algo tan grave".

Su declaración, junto con la prestada por los médicos forenses, quienes ratificaron que la víctima no presentaba lesiones físicas ni secuela psicológica alguna cuando la examinaron, fue la única escuchada por la Sala, dado que la aludida compareció pero se acogió a su derecho de no declarar. Su postura es consecuente con su negativa a personarse en la causa como acusación particular y con el perdón que incluso otorgó a su presunto agresor.

CUATRO HORAS EN LA HABITACIÓN

La testigo, sin embargo, denunció en su día al acusado y relató que en la tarde del día 23 de septiembre de 2007 ella se hallaba en el dormitorio cuando él entró y, a la fuerza y tras sujetarla por los brazos, la desnudó y obligó a mantener relaciones sexuales al introducirle primero los dedos en la vagina y más tarde el pene parcialmente, sin llegar a penetrarla totalmente. Los hijos de ambos, mientras tanto, se hallaban en el salón y escucharon todo lo ocurrido.

La mujer, como así relató ante la policía y luego en el juzgado, no pudo salir de la habitación durante unas cuatro horas y en el transcurso de las mismas el acusado la llamó "puta" y "zorra" y amenazó de muerte a sus hijos. "¡Los niños, ni para ti ni para mi, antes los mato!", aseguró ella en su día que le dijo su pareja, de ahí que pese a haber sufrido algún episodio anterior de este tipo no hubiera llegado a abandonar el domicilio por miedo.

La defensa de Omar I.O.C, en su alegato final, pidió una sentencia absolutoria para su patrocinado tras resaltar la "ausencia total de prueba de cargo" debido a la negativa de la esposa a declarar contra él, "lo que no desvirtúa su presunción de inocencia. Además, el informe pericial de los forenses establece que la mujer no presentaba signos de haber sido agredida sexualmente", concluyó.