Francisco Vieira conmina a los Poderes Públicos a frenar el deterioro de la Justicia en su jura como presidente del TSJM

Considera "legítimo" que los jueces expresen su malestar, pero cree que "debe prevalecer la sensatez" en alusión a la huelga MADRID, 13 (EUROPA PRESS) El magistrado Francisco Vieira Morante tomó hoy posesión como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en una ceremonia en la que conminó a los Poderes Públicos y a los actores implicados en la Administración de Justicia a "arrimar el hombro" para frenar el progresivo deterioro de la situación. El magistrado consideró "legítimo" que los jueces expresen de manera pública su malestar, si bien hizo hincapié en que "debe prevalecer la sensatez, la prudencia y el sentido de responsabilidad" en alusión a la huelga del 18 de febrero. Vieira deja el cargo de presidente de la Audiencia Provincial de Madrid para tomar las riendas del TSJM, conducido durante once años por Javier María Casas, a propuesta del Pleno celebrado el 23 de diciembre por el órgano de gobierno de los jueces. La ceremonia de juramento tuvo lugar ante la Sala de Gobierno del Alto Tribunal madrileño y bajo la presidencia del máximo responsable del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar Blanco. Al inicio del solemne acto, el padre de Vieira y magistrado jubilado condujo a su apadrinado desde el exterior de la sala hasta la tribuna en la que juró su nuevo cargo. En un emotivo discurso, en el que se cruzaron sentimientos de "alegría" y "preocupación", el magistrado dedicó sus primeras palabras a agradecer el apoyo prestado por su familia y compañeros por contribuir a inculcarle "los valores esenciales" que han contribuido al acceso a este puesto. Tras los elogios, expresó su "gran preocupación" por la situación actual de los tribunales de la región, atascados por el aumento de la litigiosidad, la complejidad de los procedimientos y el abusivo acceso a la Justicia. Recordó que, desde hace años, se viene advirtiendo del "progresivo deteriorado de la situación", sin que ello haya sido contrarrestado "eficazmente" con unas medidas que hayan permitido afrontar "la mayor carga de trabajo". Durante su alocución, hizo una velada alusión a la huelga del 18 de febrero convocada por jueces y magistrado de toda España, tachando de "legítimo" que la Judicatura exprese "pública y colectivamente" su malestar por "las deficiencias de todo orden que aquejan a la Administración de Justicia". No obstante, se desmarcó de la huelga al precisar que debe prevalecer "la sensatez, la prudencia, el sentido de la responsabilidad que implica el ejercicio de funciones jurisdiccionales". "Sólo así la sociedad podrá entender y apoyar las fundadas reclamaciones en mejora de la Justicia que motivan la protesta", repuso. REPROCHES DEL PRESIDENTE Ante una sala abarrotada de personalidades, recriminó que se afronten "reformas en profundidad" en otros ámbitos, mientras que en la Administración de Justicia se mantengan "criterios procesales y formas de gestión anticuadas". Por ello, urgió a la aplicación de reformas legislativas que "racionalicen el acceso a la Administración de Justicia, que organicen el procedimiento con criterios modernos de sistematización y que distribuyan los cometidos y responsabilidades entre los funcionarios de la oficina judicial". Cree "ineludible" el establecimiento de métodos de gestión informáticos que agilicen "la tramitación de los procedimientos, intercambien información entre órganos judiciales, fiscalía y fuerzas y cuerpos de seguridad, y reduzcan los riesgos de errores humanos mediante la automatización de avisos". De este modo, emplazó al Parlamento, al Gobierno de España y a la Comunidad de Madrid a "aplicar ya, inmediatamente, decididamente, con valentía, todo su esfuerzo, no sólo económico, sino organizativo". "La Justicia es la gran asignatura pendiente de la Democracia, y no puede demorarse más su superación", aseveró. El solemne acto contó con la asistencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el vicepresidente del Gobierno regional, Ignacio González, y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados. También acudieron vocales del órgano de gobierno de los jueces, representantes de la Judicatura madrileña y de la Fiscalía de Madrid, así como decanos de los Colegios Profesionales. TRAYECTORIA PROFESIONAL Vieira, natural de Madrid, cursó estudios de Derecho en la Universidad de Valladolid entre 1972 y 1977. Tras obtener la licenciatura, ingresó en septiembre de 1980 por oposición al cuerpo de Jueces de Distrito, en el que quedó en excedencia voluntaria al lograr el acceso a la Carrera Judicial, también por oposición, en enero de 1981. Entre sus primeros destinos figuran los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de San Clemente (Cuenca); Sahagún y La Bañeza (León). En julio de 1983 ascendió a la categoría de magistrado, y ocupó, desde entonces, diferentes destinos en Barcelona, Burgos, Segovia y Madrid. En la capital, ha sido magistrado de la Sala de lo Contencioso del TSJM, de la Sección Primera de la Audiencia madrileña y presidente de la Sección Quinta de este mismo tribunal. En la actualidad desempeñaba el cargo de presidente de la Audiencia Provincial de Madrid. En régimen de compatibilidad con los anteriores cargos, el nuevo presidente del TSJM ha sido juez decano de Segovia; juez de Vigilancia Penitenciaria de Burgos; juez unipersonal del Tribunal de Menores de Segovia; Secretario de la Comisión Provincial de Coordinación de la Policía Judicial de Segovia; y, hoy en día, presidente de la Comisión Provincial de Coordinación de la Policía Judicial de Madrid.