Gobierno canario anuncia que recurrirá sentencia de gemelas separadas y dice que las competencias eran del Estado

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 31 (EUROPA PRESS) La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha anunciado hoy que recurrirá la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Las Palmas de Gran Canaria que declara la responsabilidad patrimonial del Servicio Canario de la Salud (SCS) en el caso de las gemelas separadas por un error médico. El Ejecutivo regional destaca que los hechos ocurrieron en marzo de 1973, año en el que las competencias en materia sanitaria eran del Gobierno central. El Ejecutivo regional informa, así, en un comunicado de su intención de apelar la sentencia que condena al SCS a indemnizar con 360.000 euros a la hermana gemela separada de su familia biológica por un error médico en la sala de incubadoras del antiguo hospital Nuestra Señora del Pino en la capital grancanaria, al tiempo que obliga también a pagar 180.000 euros a la otra gemela que sí vivió con su madre biológica, a esta última y a la otra mujer afectada hija no biológica de la madre de las gemelas, respectivamente. La Consejería de Sanidad incide en que el hecho ocurrió en marzo de 1973, cuando las competencias en materia sanitaria eran del Gobierno de España, ya que "las transferencias en materia sanitaria en Canarias se llevaron a cabo en el año 1994". El departamento autonómico lamenta "a nivel humano un hecho de esta naturaleza", al tiempo que destaca que "la posición de la Consejería de Sanidad ha sido siempre la del respeto a la justicia y la de facilitar su labor". La resolución, dictada por la magistrada María Olimpia del Rosario y dada a conocer hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), estima parcialmente el recurso presentado por las protagonistas de esta historia, que prefieren guardar su anonimato y que se conocieron por casualidad 28 años después, cuando una amiga de una de ellas se tropezó con la otra hermana en un centro comercial y la confundió porque son "dos gotas de agua". Asimismo, el letrado Sebastián Socorro, que asiste a la gemela separada de los lazos familiares y que reclamaba tres millones de euros de indemnización para su representada, ha anunciado a Europa Press que recurrirá la sentencia al entender que no se ha realizado "una ponderación entre el daño causado y la cuantificación económica del mismo". Expresó el "respeto" a dicha resolución, aunque incidió en que "no se ha tomado en consideración la necesidad de reparar íntegramente el daño que se le ha causado" a su cliente. Por su parte, el abogado José Rodríguez Peregrina, que defiende a las otras tres partes reclamaba indemnizar con 360.000 euros respectivamente para sus clientes.