Juanes pide "sosiego y respeto" para los magistrados de la AN, que tampoco pueden pretender tener patente de corso

MADRID, 27 (EUROPA PRESS) Ángel Juanes, designado ayer presidente de la Audiencia Nacional por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) , pidió hoy "sosiego y respeto" para los magistrados de la Audiencia Nacional, si bien reconoció que los miembros de este tribunal "no pueden pretender tener patente de corso y que no se les haga ninguna critica". Juanes, que salió elegido con el apoyo de 11 de los 21 vocales del órgano de gobierno de los jueces, reconoció hoy en rueda de prensa que le hubiera gustado salir con más votos, y que de hecho pensó que así sería, si bien dejó claro que lo ocurrido no le va a restar legitimación. "Bien al contrario, dejaré en la Audiencia Nacional lo mejor que tengo, porque vengo a servir a la Audiencia Nacional", dijo. Insistió en que cree en la independencia judicial, que él ya ha ejercido en los distintos puestos por los que ha ido pasando, y que su presidencia seguirá esa línea y también la de la responsabilidad. "Los jueces estamos para servir al ciudadano, y el servicio público debe estar por encima de todas las cosas". El nuevo presidente de la Audiencia Nacional eludió pronunciarse sobre si tiene previsto defender a magistrados que son atacados casi diariamente, en referencia al juez Baltasar Garzón y las quejas interpuestas últimamente contra él por el Partido Popular. Explicó que las formas son muy importantes en Derecho y que antes de adoptar cualquier decisión debe haber tomado posesión del cargo, lo que ocurrirá en los próximos días. "LA CRITICA, FUNDAMENTAL EN DEMOCRACIA". Igualmente, Juanes reconoció que la crítica es "fundamental" en un estado democrático y que él ya defendió este derecho desde su puesto de magistrado en el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. Lo primero que hará una vez ocupe su despacho en la planta cuarta de la Audiencia Nacional es reunirse con magistrados, secretarios, fiscales y funcionarios para conocer la problemática existente en este órgano, establecer prioridades y diseñar una 'hoja de ruta'.Agregó que, en todo caso, el presidente de la Audiencia Nacional, además de las competencias propias que le confiere la Ley, "es lo que quiere que sea la Sala de Gobierno" de este órgano. Sobre el tema de las filtraciones, señaló que tratará que sean "cuanto menos mejor", si bien reconoció que en este punto se entrecruzan dos derechos: el del ciudadano a que no se le juzgue a través de los medios de comunicación y el de los propios medios, que tienen el deber de informar a la opinion pública. "Una de las mejores maneras de luchar contra las filtraciones es la transparencia informativa", dijo Juanes, para lo que se comprometió a potenciar al máximo el gabinete de Comunicación de la Audiencia Nacional. A su juicio, el día en el que los jueces ganen la batalla en los medios de comunicación y puedan explicar su labor "se habrá avanzado mucho". Otro de los objetivos de Juanes es el de dotar a la Audiencia Nacional de una sede que responda a las modernas exigencias que precisa este órgano. Juanes, que hasta ahora formaba parte de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, nació en 1947 y sus primeros destinos fueron los juzgados de Instrucción de las localidades de Don Benito y Mérida , en Badajoz (entre 1978 y 1980), posteriormente ocupó el Juzgado número 3 de San Sebastián, volvió a Badajoz en 1983 -esta vez como titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de la citada capital extremeña-, y posteriormente ocupó plaza de magistrado en las audiencias provinciales de Cáceres y Badajoz. En 1994 obtuvo plaza en la Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura y de allí pasó al Supremo a finales de 2003.