Junta interpone una demanda contra el hotel Los Monteros por vulnerar la dignidad de los trabajadores

MÁLAGA, 15 (EUROPA PRESS)

El consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio Fernández, interpuso una demanda ante el Juzgado de lo Social de Málaga contra la empresa Las Dunas Land S.L., propietaria del hotel Los Monteros, situado en Marbella (Málaga).

En la demanda se hace referencia a la visita realizada por la Inspección de Trabajo de la Junta de Andalucía al citado establecimiento, en la que se constató que el empresario ruso propietario del hotel no permitía el acceso al mismo al presidente del comité de empresa, José García Osorio, a pesar de informarle de que es el representante de un órgano colegiado y que en situaciones de conflictividad laboral, como la que atraviesa este hotel, se le deben facilitar los medios para informar a los trabajadores.

Según la demanda, facilitada al parlamentario andaluz de IU, José Antonio Castro, la negativa del propietario del hotel menoscaba "con tales conductas hostiles la dignidad y la propia imagen del presidente de un órgano colegiado", al que "se ha impedido expresarse libre y colegiadamente dentro de sus competencias".

El pasado mes de febrero, Fernández anunció en el Parlamento andaluz que el Gobierno andaluz sancionaría con 100.006 euros a la dirección de Los Monteros por prohibir precisamente al presidente del comité de empresa el acceso al establecimiento.

El parlamentario andaluz de IU José Antonio Castro se mostró satisfecho con que las demandas y movilizaciones de trabajadores y representantes sindicales estén dando su fruto.

Cuando el grupo petrolífero ruso North-West Oil adquirió el establecimiento se produjo un conflicto laboral con la propuesta de despido de 72 trabajadores en diciembre pasado, aunque, posteriormente, remitieron 37 cartas de despido. A continuación, se firmaron varios acuerdos, "que han sido incumplidos sistemáticamente por la actual propiedad del hotel".

"Izquierda Unida no va a tolerar que se vulneren los derechos básicos de los trabajadores ni de los representantes de éstos, algo que está ocurriendo en este hotel emblemático de la Costa del Sol y que ha traspasado los límites de lo tolerable", aseveró Castro.