La 'grapo' Gemma Belén Rodríguez niega haber participado en el asalto a un furgón que se produjo en Cantabria en 2001

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La integrante de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO) Gemma Belén Rodríguez negó hoy en la Audiencia Nacional haber participado en el asalto a un furgón de la empresa Prosegur que tuvo lugar en un centro comercial de la localidad cántabra de de Maliaño en noviembre de 2001.

Rodríguez, que se enfrenta a una pena de 17 años de cárcel por los delitos de pertenencia a organización terrorista y robo con intimidación, reconoció su integración en los GRAPO, aunque aseguró que en el momento en que se produjeron los hechos se encontraba en Francia.

En el asalto participaron la acusada y los ya condenados Jesús Merino Viejo, Josefa María Baños Andujar y Mónica Refojos Pérez, según consta en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal. Los cuatro irrumpieron en un supermercado de la cadena Eroski al grito de "¡al suelo, esto es un atraco!" y abordaron a los dos vigilantes, a los que arrebataron la recaudación, que ese día ascendía a 68.725 euros, así como las armas que portaban.

Tras lanzar dos bengalas los 'grapo' emprendieron la huida, que, según el fiscal, fue facilitada por el también integrante de la organización Santiago Francisco Rodríguez Muñoz. No obstante, los cinco fueron sorprendidos por dos guardias civiles con los que entablaron un tiroteo en el que resultó herido uno de los agentes.

Durante la primera sesión del juicio, Merino del Viejo y Rodríguez Muñoz se negaron a declarar, mientras que Refojos Pérez y Baños Andújar rechazaron la implicación de la acusada en estos hechos. También declararon los agentes de Prosegur que fueron asaltados, que relataron al tribunal que fueron "encañonados a corta distancia".