Los jueces de Madrid irán en septiembre por libre en sus medidas de presión si no lo hacen las asociaciones

"La situación de los Juzgados de Madrid está peor que en febrero porque la situación de crisis los está colapsando", dice el decano

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Junta de Jueces de Madrid acordó hoy por unanimidad ir por libre a partir del próximo septiembre en la adopción de las medidas de presión que considere oportunas, sin descartar la convocatoria de una huelga, si las asociaciones judiciales no lo hacen en el marco de las negociaciones que se están desarrollando con el Ministerio de Justicia para consensuar las modificaciones que se incluirán en la tramitación en el Congreso de la Reforma Procesal para la Implantación de la Oficina Judicial.

Al concluir la reunión, que se celebró para valorar lo acontecido desde la huelga del 18 de febrero, el juez decano de Madrid, José Luis Armengol, avanzó que si en septiembre no "hay un avance ni actividad por parte de las asociaciones judiciales", la Junta de Jueces de Madrid "se sentirá liberada de compromisos materiales y morales con ellas y adoptará de mutuo propio las medidas de presión que considere convenientes para conseguir las reivindicaciones del Partido Judicial de Madrid".

Tras reconocer que ha habido un "pequeño avance" en las negociaciones emprendidas con Francisco Caamaño sobre el texto de la Reforma Procesal, Armengol consideró "insuficientes" los compromisos del ministro para hacer efectivas las aspiraciones de la carrera judicial madrileña.

A juicio de Armengol, la actual situación de los tribunales madrileños está peor que la que había el pasado 18 de febrero, cuando la Judicatura española se alzó en bloque contra el ex titular de Justicia Mariano Fernández Bermejo por el cariz que estaban tomando las conversaciones que entonces se mantenían con los representantes de las asociaciones judiciales.

"La situación de los Juzgados de Madrid está peor que en febrero porque la situación de crisis económica está colapsando los Juzgados", reseñó el juez Decano, quien admitió que existe "insatisfacción general" por parte los jueces madrileños respecto a la situación que afronta la Justicia de la región a merced de ser la que mayor asuntos ingresa a diario de toda España.

Según Armengol, "el grueso del problema está en el número de Juzgados necesarios para Madrid y en la necesidad de incrementar la financiación de la Justicia estatal para que se asemeje a la de Europa". Además, recalcó que es fundamental que se incremente el número de jueces que entra a la carrera judicial a través de las Escuelas Judiciales.

AGENDA DE SEÑALAMIENTOS

En la Junta de Jueces, los jueces expresaron su posición a favor de que el juez mantenga la potestad de los señalamientos de los juicios, sobre todo en la fijación de fecha y hora, la admisión de la demanda y las acumulaciones a cargo de los Jueces y Magistrados.

En esta línea, Armengol se mostró en contra del pacto alcanzado la pasada semana entre los grupos parlamentarios en el Congreso para que se delegue la gestión de la agenda a los presidentes de Sala y de Sección. "Los señalamientos funcionan bien desde hace un siglo. Hay que ser coherentes. Es una cuestión de técnica procesal, pero el desapoderamiento de esa competencia sería gravísimo para la independencia judicial", advirtió.

Por otro lado, los jueces mostraron su rechazo por el estudio realizado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre la carga de trabajo de los jueces, si bien consideraron oportuno la decisión adoptada por dicho órgano de consensuar con la Carrera Judicial un sistema más objetivo. Armengol criticó que el Consejo hiciera este estudio "deprisa y corriendo", sin "atender a los criterios objetivos de la carga real de trabajo y basándose en "las limitaciones presupuestarias".

De este modo, solicitaron que el nuevo sistema sea aprobado por las Juntas de Jueces mayoritariamente, y que se tenga en cuenta el hecho de la capitalidad. En caso contrario, se adoptarán medidas de presión que sea menester.

Por último, los jueces acordaron la celebración de una Junta General de jueces el próximo 8 de octubre de 2009 para conmemorar el aniversario del 'Movimiento 8 de Octubre', la rebelión judicial que se levantó en la Red y que supuso el inicio de las movilizaciones en bloque de los implicados en la Judicatura española para impulsar una mejora a nivel estatal.