Piden libertad provisional para uno de los gorrillas cordobeses condenados por homicidio al anularse el juicio

CÓRDOBA, 26 (EUROPA PRESS)

El letrado defensor de uno de los 'gorrillas' condenados por homicidio pedirá la libertad provisional para el procesado, Á.T.M., después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) haya anulado el juicio al considerar que debe repetirse debido a que el jurado popular basó el veredicto en la "deducción" expuesta por un testigo protegido.

En declaraciones a Europa Press, el letrado, José Palomino, explicó que hará esta petición teniendo en cuenta que metieron en la cárcel a su defendido, condenado por la muerte de un vecino de la zona de Ciudad Jardín, en prisión provisional por un veredicto que ahora ha quedado anulado.

De este modo, se tendrá que celebrar nuevamente el juicio, en el que el abogado adelantó que cambiará su línea de defensa. Asimismo consideró que la nueva vista se debería celebrar en otra sección de la Audiencia --la anterior se celebró en la Tercera-- teniendo en cuenta que "el presidente podría estar contaminado".

El proceso por tanto tendrá que iniciarse otra vez con la formación del jurado a través de la designación de candidatos, por lo que, como mínimo, podría pasar un año hasta comenzar el nuevo juicio, afirmó el letrado.

Según señala 'El Día de Córdoba' en su edición de hoy, el TSJA ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial que condenó a 30 años de cárcel a Á.T.M. y G.A.V., dos aparcacoches procesados por asestar supuestamente una puñalada mortal a un conductor como venganza por no haberle dado unas monedas tras dejar su vehículo junto a la plaza de toros, en Córdoba. El crimen se produjo en la tarde del 27 de febrero de 2006 en la calle Infanta Doña María y el pasado enero se celebró el juicio.

El tribunal popular señaló como autor material de la cuchillada a Á.T.M. --que hasta ese momento se encontraba en libertad con cargos-- y como cooperador necesario a su cuñado, G.A.V. --en prisión preventiva--. El TSJA anula ahora la resolución, por lo que el juicio tendrá que celebrarse de nuevo. El fallo del alto tribunal andaluz se basa exclusivamente en el recurso presentado por el letrado defensor de Á.T.M., José Palomino.

El abogado esgrimía dos motivos de impugnación. Por un lado, falta de motivación del veredicto, es decir: no es posible saber por qué el jurado declaró probados o no probados determinados hechos. Por otro lado, una "manifiesta contradicción" en el capítulo de los hechos probados. Y, de esta manera, aunque el TSJA considera que existen "prueba de cargo suficiente" para destruir la presunción de inocencia de los dos encartados, concluye que debe anular la resolución debido, entre otras cuestiones, a que la declaración de un testigo protegido que el tribunal popular consideró esclarecedora no es lo suficientemente contundente.

El testigo --argumenta el TSJA-- "no vio que Á.T.M. asestase el navajazo, sino que lo deduce". En su declaración ante el juzgado de instrucción, dijo que "creía" que el apuñalamiento tuvo que producirse durante un forcejeo con la víctima y meses más tarde, durante la vista oral, se manifestó en términos parecidos. El alto tribunal andaluz insiste en que el testigo "no vio la puñalada, sino la navaja clavada en el pecho en un momento posterior", y que por lo tanto "imaginaba que el navajazo lo dio Á.T.M. con la derecha, mientras se defendía con la izquierda del destornillador que portaba la víctima". El TSJA concluye de manera tajante: "Se trata, pues, no de un verdadero testimonio, sino de una deducción".

El alto tribunal llama la atención sobre el hecho de que la declaración del testigo protegido "debe confrontarse" con lo dicho por otras personas que estuvieron en el lugar del crimen y que apuntaron a que el autor material del homicidio no fue Á.T.M., sino su cuñado, G.A.V. "La versión seguida por el jurado no es inverosímil, pero no está suficientemente motivada", concluye la resolución.