Se entrega el hacendado brasileño acusado por el asesinato de una monja estadounidense

  • Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- El hacendado brasileño Vitalmiro Bastos de Moura, acusado de haber encargado el asesinato de la monja estadounidense Dorothy Stang hace cuatro años en la Amazonía, se entregó hoy a la policía de su país luego de que fuese anulado el juicio en que fue absuelto y se ordenara nuevamente su detención.

Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- El hacendado brasileño Vitalmiro Bastos de Moura, acusado de haber encargado el asesinato de la monja estadounidense Dorothy Stang hace cuatro años en la Amazonía, se entregó hoy a la policía de su país luego de que fuese anulado el juicio en que fue absuelto y se ordenara nuevamente su detención.

Bastos de Moura, conocido como "Bida" y que estaba en libertad desde mayo del año pasado, no ofreció resistencia a los agentes que fueron a buscarlo en la madrugada de hoy en una de sus haciendas en Anapu, municipio en el estado amazónico de Pará, después de haber negociado la entrega, informaron fuentes oficiales.

El martes, el Tribunal de Justicia de Pará había expedido una orden de prisión en su contra.

Los policías que efectuaron la detención fueron convocados por familiares del hacendado que intermediaron en la entrega y tuvieron que caminar cerca de ocho kilómetros en medio de una zona selvática en la Amazonía para llegar hasta la sede de la hacienda en la que estaba Bastos de Moura.

"Bida" fue inicialmente condenado, en mayo de 2007, a 30 años de prisión por haber encomendado y financiado el asesinato de la misionera estadounidense, que se había convertido en una defensora de los campesinos sin tierra en Pará.

El hacendado, sin embargo, tuvo derecho a un segundo juicio en mayo de 2008 en el que fue absuelto, una polémica decisión que llegó a ser calificada como "una mancha" en la justicia por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

La sentencia absolutoria fue anulada el martes por el Tribunal de Justicia de Pará que consideró como ilegal una prueba presentada fuera de plazo por los abogados del hacendado.

Pese a que la etapa de presentación de pruebas ya había vencido, los defensores exhibieron ante el jurado, sin autorización del juez, un vídeo en el cual un hacendado que ya había sido condenado por el mismo crimen exime de las acusaciones a Bastos de Moura.

La monja, que tenía 73 años en el momento de su muerte, fue asesinada en una emboscada en una zona rural de Anapu, una remota localidad amazónica en donde lideraba un proyecto para asentar a campesinos sin tierra y defendía la preservación medioambiental.

La religiosa estadounidense, que se había establecido hacía varias décadas en la Amazonía, había sido amenazada de muerte en varias oportunidades por hacendados, madereros y latifundistas de la región.

En el juicio del martes también fue anulada la pena de 28 años a que había sido condenado Rayfrán das Neves Sales, el pistolero que confesó haber sido el autor de los disparos contra la monja.

Esa anulación fue solicitada por el propio Ministerio Público, que pidió un aumento de la condena en un nuevo juicio debido a que ha quedado comprobado que el pistolero recibió 50.000 reales (unos 22.542 dólares al tipo de cambio actual) por el crimen, lo que agrava su culpabilidad.