Texaco espera que un tribunal de Ecuador no la condene por denuncias de daños ambientales

  • Quito, 27 mar (EFE).- La petrolera estadounidense Chevron-Texaco criticó hoy la actitud de los demandantes ecuatorianos, que la acusan de daños ambientales en la Amazonía, y dijo esperar que el Tribunal de Ecuador que sigue el caso no se preste a ese "fraude".

Texaco espera que un tribunal de Ecuador no la condene por denuncias de daños ambientales

Texaco espera que un tribunal de Ecuador no la condene por denuncias de daños ambientales

Quito, 27 mar (EFE).- La petrolera estadounidense Chevron-Texaco criticó hoy la actitud de los demandantes ecuatorianos, que la acusan de daños ambientales en la Amazonía, y dijo esperar que el Tribunal de Ecuador que sigue el caso no se preste a ese "fraude".

James Craig, portavoz para América Latina de Chevron, recordó en un comunicado que ayer concluyó la fase de inspecciones de las zonas supuestamente contaminadas por su compañía, aunque señaló que no se realizaron las visitas que se habían planificado en el proceso.

"Los demandantes renunciaron, ilegalmente, a 64 inspecciones judiciales, eludiendo así su obligación de probar sus acusaciones contra la compañía. Sólo se realizaron 56 de las 122 inspecciones ordenadas por la Corte al inicio del juicio", se lamentó Craig.

La Corte de Justicia de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, en el norte de la Amazonía del país, puso fin a las inspecciones de las zonas afectadas, con lo que se aprestaría a revisar el proceso para abrir una nueva etapa de cara a un fallo de primera instancia.

Los demandantes contra Texaco, miles de colonos e indígenas de la región, han anticipado una victoria judicial, por considerar que en las inspecciones judiciales se demostró el supuesto daño ambiental imputado a la petrolera.

Craig, en cambio, indicó que varios estudios científicos demuestran que Texaco "llevó a cabo una remediación efectiva de los sitios que estaban a su cargo", durante el periodo en que extrajo crudo de la Amazonía, entre 1972 y 1995.

Además, recordó que su compañía firmó un acuerdo con el Gobierno ecuatoriano, en 1998, en el que el Ejecutivo aceptaba la reparación ambiental y se abstenía, como Estado, a demandar a Texaco en el futuro.

"Los sitios remediados por Texpet (Texaco Petroleum) no representan ningún riesgo significativo para la salud ni para el ambiente", ya que así lo confirma el informe pericial de una inspección al pozo de extracción "Sacha-53", señaló Craig.

Asimismo, acusó a los demandantes y sus abogados de llevar adelante un "circo mediático por encima de las exigencias de un proceso judicial que Chevron esperaba que sea serio y ajustado a la ley".

"Los abogados de los demandantes siguen atropellando los procedimientos judiciales" y ahora pretenden que el presidente de la Corte de Sucumbíos, Juan Núñez, "emita sentencia sin realmente evaluar las pruebas presentadas y sin respetar los tiempos que tiene la compañía para entregar sus alegatos científicos", añadió.

Los demandantes, afirma Craig, "buscan desesperadamente una sentencia rápida antes de que se termine de poner en evidencia el fraude que han montado", junto con uno de los peritos judiciales, Richard Cabrera, quien estima en 27.000 millones de dólares los daños supuestamente causados por Texaco en la Amazonía ecuatoriana.

"El objetivo final de tanta irregularidad perpetrada por los abogados y por el estudio norteamericano que los financia es alcanzar un delirante pago de miles de millones de dólares", añadió Craig.

Sin embargo, el portavoz de la petrolera dijo que "Chevron está seguro que ningún tribunal serio, dentro o fuera de Ecuador, se prestará a este fraude".

De su lado, el abogado de los demandantes, Pablo Fajardo, indicó que las acusaciones de Chevron sólo intentan aliviar la presión frente a los accionistas de la compañía, porque, según él, la petrolera advierte una derrota en el proceso.

Fajardo señaló a Efe que aspira a que el fallo de primera instancia, que emita la Corte de Sucumbíos, se dé este mismo año y espera que éste sea favorable para los demandantes.