UAL, dispuesta "al diálogo" para cumplir fallo que le obliga a adaptar estudios a una alumna sorda

ALMERÍA, 31 (EUROPA PRESS) La Universidad de Almería (UAL) ha trasladado hoy su disposición a "entablar una vía de diálogo" que sirva para cerrar "de manera definitiva" el conflicto generado por su negativa a adaptar los estudios de Enfermería para la alumna sorda María del Mar Granados después de que el TSJA haya dictado una sentencia que obliga a la institución a proveer "todos los medios necesarios" para adecuar el curriculum de dos asignaturas con parte práctica. En una nota, el equipo de gobierno de la UAL se comprometió a buscar una "fórmula" que, con la "mayor sensibilidad posible", según subraya, permita "alcanzar un acuerdo entre ambas partes" pese a que en la resolución remitida por el rector, Pedro Molina, al juzgado en respuesta a la providencia de ejecución del fallo, se afirma que se adaptarán las materias por "imperativo legal" al tiempo que se matiza que, sin embargo, no se podrá hacer en el plazo fijado por el juez. Tras expresar "el respeto más absoluto y escrupuloso" a la decisión judicial, la UAL asegura que la búsqueda de esa "fórmula" no será "óbice" para que desde la institución académica almeriense "se adopten otro tipo de medidas" si bien no las especifica ni detalla en qué ámbito. El fallo del Alto Tribunal andaluz, dado a conocer hoy en rueda de prensa por María del Mar Granados y su letrado, Juan Manuel Llerena, entiende que la UAL debería haber adaptado el curriculum en el mismo momento en el que formalizó la primera matrícula en el curso 2000/2001 mediante los "necesarios refuerzos educativos, entendidos --remarca-- como una medida ordinaria de atención a la diversidad" ya que ella hizo constar en todo momento que padece una minusvalía superior al 33 por ciento. Señala, en esta línea, que si la universidad almeriense no tuvo en cuenta la hipoacusia en el momento de la admisión, "no puede, tras crear unas fundadas expectativas, frustrarlas después de varios años de carrera" al tiempo que reprocha, que para comunicar a la alumna y defender luego su decisión en los tribunales, desde la Escuela de Enfermería y el Rectorado se alegase que adaptar los criterios de evaluación "supondría una discriminación respecto a los demás que cursan esta disciplina". En concreto, la sentencia establece que la UAL debe adaptar la parte práctica de 'Enfermería Materno-Infantil' y 'Enfermería Médico-Quirúrgica I' a la hipoacusia que padece María del Mar Granados "proveyendo lo necesario para tal fin, tanto en aspectos académicos y administrativos, como en los materiales y de equipamiento, adaptando los criterios de evaluación, formatos de examen y estrategias" aunque matiza que las modificaciones técnicas necesarias en un hospital "no son de su competencia". VARAPALO SIMBÓLICO El fallo del TSJA, contra el que no cabe recurso, condena además al pago de costas a la institución académica, que recurrió la primera instancia, en una decisión que, por haberse producido en el ámbito de lo contencioso-administrativo, el abogado Juan Manuel Llenera interpretó como"sanción simbólica" por un comportamiento que "no considera sensato sino imprudente" más allá de lo "razonable que pueda ser en otros procedimientos mantener una postura". Llerena, quien definió la larga batalla burocrática y judicial de María del Mar Granados como una película de "buenos y malos" en la que la UAL adoleció de "empeño" y se "encerró en el no puede ser porque, en realidad, no quería para intentar aburrir y que desistiera", aludió a lo inédito en la jurisprudencia de un fallo, que, de momento, el actual rector, Pedro Molina, ha resuelto ejecutar aunque no en el plazo que marca la providencia dictada por el titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2, Jesús Rivera. Al hilo, el letrado anunció que solicitarán a Pedro Molina que autorice, en ejercicio de sus funciones, que su patrocinada formalice una "matricula extraordinaria" dentro de una ronda de contactos con la UAL, a la que urgió a "dar un paso al frente". Expresó, asimismo, su deseo de que "exista un cambio de actitud" en los altos cargos de la institución ya que, a su juicio, "no es una cuestión burocrática" que se pueda solucionar el problema después de que el TSJA haya ratificado que "en ningún momento quisieron hacer nada al respecto".