Un 'grapo' se muestra "orgulloso" del asesinato de Isabel Herrero y espeta al fiscal: "Arrepentido estará tu puta madre"

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El integrante de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO) Jorge García Vidal se mostró hoy "orgulloso" del asesinato de la empresaria Isabel Herrero, que se produjo en Zaragoza en febrero de 2006, y espetó al fiscal Miguel Ángel Carballo: "Arrepentido estará tu puta madre, gran hijo de puta. No vuelvas a decir eso, cabrón, eso es una provocación".

Los incidentes se produjeron durante la última sesión del juicio que hoy quedó visto para sentencia en la Audiencia Nacional, en la que el fiscal y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) solicitaron que García Vidal; el ex número 1 de los GRAPO, Israel Clemente; y el miembro del PCE (r) Juan García sean condenados a penas de entre 79 y 82 años de cárcel por el asesinato de Isabel Herrero y las heridas causadas a su marido, Francisco Colell, que fueron disparados a quemarropa cuando intentaban evitar que les secuestraran.

Los insultos comenzaron cuando el representante del Ministerio Público criticó que el abogado de Clemente y García Vidal solicitara, después de admitir que sus clientes cometieron el atentado, que el delito de tenencia ilícita de armas se redujera a su mínima cuantía porque colaboraron con la policía en su hallazgo. "Me parece que pretender una dulcificación de la responsabilidad penal bajo esta argumentación es un auténtico sarcasmo", indicó.

A pesar del arranque de cólera de García Vidal, el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, Fernando García Nicolás, no le expulsó en ese momento de la sala de vistas. "No, no, se va a quedar y va a portarse bien", le pidió. Carballo siguió exponiendo su informe de conclusiones definitivo tras advertir que se sentía "intimidado para ejercer su función con libertad".

En ese punto el fiscal pidió al tribunal que deduzca testimonio al terrorista por "respeto a la institución" del Ministerio Fiscal, aunque se confundió de acusado y citó a Juan García y no a García Vidal. El error provocó una sonora carcajada de este último, que volvió a gritar: "Usted no sabe ni quién es quién". Ante esta nueva intervención, el presidente del tribunal se vio obligado a expulsarle de la sala.

"¡NO HAY VICTORIA POLICIAL CON LOS GRAPO!"

Clemente, por su parte, también fue conducido fuera de las dependencias en las que se celebraba el juicio cuando, a pesar de prometer que no protagonizaría "ningún histrionismo" en su turno de última palabra, lanzó una bravata en defensa de la lucha armada. "¡Llevan 41 años y no han conseguido acabar con nosotros, lo han intentado todo, han dicho que nos han desarticulado dieciséis veces y habrá una diecisiete. No hay solución policial ni victoria policial con los GRAPO ni con el PCE (r) ni la va a haber!", gritó.

El último incidente del juicio se produjo cuando García Vidal volvió a la sala de vistas para ejercer su derecho de última palabra, que aprovechó para negarse a reconocer al tribunal y manifestarse "orgulloso" de haber participado en el crimen, que calificó de "objetivo político". "Estoy orgulloso de haber salvado la vida de miles de trabajadores. ¡Viva la resistencia!", vociferó mientras, por segunda vez, era expulsado de la sala.

SIN POSIBILIDAD DE REINSERCIÓN

Durante la exposición de su informe, el fiscal miguel Ángel Carballo pidió que Clemente y García Vidal sean condenados a las penas máximas porque, según dijo, "el tratamiento penitenciario no podría tener como resultado la reinserción".

A este respecto, puso de manifiesto su "engreimiento" y su "gratuita utilización de expresiones gravemente ofensivas para cualquier ser humano con la mínima dignidad", entre las que citó la proferida ayer por Clemente: "Disparé hasta que agoté el tambor del revólver. Si hubiera tenido 15 balas, habría disparado las 15". A elló unió que se refirieran a las víctimas como "objetivos militares ejecutables" o que justificaran sus crímenes con "argumentos infantiles" como el de que eran "empresarios explotadores".

En relación con el tercer acusado, destacó su función "decisiva e imprescindible" para que se cometiera el atentado y consideró probada su participación a partir del testimonio de una testigo que lo identificó y los de una decena que aseguraron ver en la puerta del garaje en el que se produjo el atentado a un hombre con sus características físicas. A este respecto, Juan García aseguró sentirse "perseguido" y alegó que la testigo le reconoció después de que su fotografía fuera publicada en los medios de comunicación.

Su versión de que estaba en una casa de Reus cuando ocurrieron los hechos fue ratificada por los dos miembros del PCE (r) junto a los que fue detenido: Arancha Díaz Villar y la compañera sentimental del acusado Carmen Cayetano, que aseguró que se enteraron del atentado por la televisión y no por la radio, como éste había asegurado ayer.

Por su parte, el abogado de la AVT, Juan Carlos Rodríguez Segura, elevó a 500.000 euros la cuantía de la indemnización que ha solicitado para Francisco Colell, y quiso hacer "un homenaje" al empresario y las víctimas del GRAPO", a las que consideró "víctimas de segunda categoría y grandes olvidadas" frente a las de ETA.

"Es una de las bandas de delincuentes más execrables que puede existir. Si cualquier muerte es una sinrazón, la que causan los GRAPO es lo que ya carece de cualquier tipo de sentido", recalcó.