Un guardia civil denuncia en Alicante una agresión a su hija en el instituto y el centro lo acusa de abuso de autoridad

ALICANTE, 28 (EUROPA PRESS)

Un guardia civil denunció el pasado jueves que su hija de doce años había sido agredida por otras dos chicas en el Instituto Antonio Sequeros de Almoradí (Alicante), por quienes está siendo acosada, según confirmaron hoy a Europa Press fuentes cercanas al caso. Desde el centro educativo, no obstante, indicaron que se trató de un "problema disciplinario" puntual y que fue el agente quien presuntamente cometió un "abuso de autoridad", al exhibir la placa identificativa para que le dieran los datos de las otras menores.

Los hechos, según relató a Europa Press el director del centro, José Antonio Giménez, ocurrieron sobre las 14.00 horas del pasado jueves, cuando por causas que todavía no han trascendido, tres menores, la hija del guardia civil y otras dos compañeras, tuvieron "una pelea".

Así, según añadió el director, "a los veinte minutos" y cuando "ni siquiera sabía qué había pasado", el padre de una de las dos menores acudió a hablar con él y lo acusó de que el "centro no hacía nada" y que el "responsable" de esa negligencia era él. Según Giménez, el hombre "sacó la placa" y lo "amenazó" con presentar una denuncia contra él, al tiempo que le pedía los datos de las otras dos menores implicadas en el incidente.

Giménez realtó a Europa Press que se negó a facilitarle los datos y le contestó que "precisamente como guardia civil, debe saber que esos datos no se los podía propocionar" a menos que "tuviera una orden judicial". Entonces, según la versión del director, el padre de la menor se "enfadó bastante" y continuó con sus "amenazas".

A partir de ahí, según dijo, el responsable del IES ha presentado una denuncia contra el agente por "abuso de autoridad", al entender que no sabe "si actuó como padre o como guardia civil", ya que fue a tratar "un problema disciplinario normal" en el que estaba implicado su hija, mostrando la placa del cuerpo al que pertenece.

Mientras que la denuncia presentada por el padre indica que otras dos menores agredieron a su hija, el director del centro consideró que "no se pueden juzgar los hechos sin conocerlos" y se acogió al protocolo habitual, en el que se nombra instructor a un profesor, que es quien se encarga de averiguar los hechos. Después, en función del resultado, ya se toma la decisión de sancionar o no, y en qué grado. Actualmente, según precisó, este "expediente está en curso".

A juicio del director, "se ha sobredimensionado" lo ocurrido y sostuvo que, en principio, "no es un acoso continuado" de las otras dos menores a la chica. De hecho, aseguró desconocer si ya había tenido problemas con ellas anteriormente.