Una juez ordena el ingreso en prisión del considerado responsable de una red de matrimonios de conveniencia en Xàbia

ALICANTE, 25 (EUROPA PRESS)

La juez de primera instancia e instrucción número 4 de Dénia (Alicante) ha ordenado el ingreso en prisión de un hombre al que considera el máximo responsable de una red de matrimonios de conveniencia desarticulada por el área de investigación de la Guardia Civil de Xàbia (Alicante) en esta localidad, según informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en un comunicado.

Hasta el momento, se han detectado irregularidades en 35 de los matrimonios celebrados entre ciudadanos de origen pakistaní y mujeres españolas en el juzgado de paz de Xàbia, aunque los matrimonios que se investigan por presuntas irregularidades ascienden a 300.

El cabecilla de esta trama, un pakistaní nacionalizado en España, cobraba 10.000 euros a cada uno de sus compatriotas por la tramitación de toda la documentación necesaria para contraer matrimonio y poder regularizar la situación en nuestro país, ya que, una vez casados, este vínculo les permitía acceder a la tarjeta de residencia. Paralelamente, las mujeres que se prestaban a este tipo de transacción percibían durante el primer año de matrimonio sin convivencia una pensión mensual de entre 200 y 300 euros.

La investigación de estos hechos se inició por parte de la Guardia Civil hace tres meses y, como resultado, siete pakistaníes han pasado esta mañana a disposición judicial. Seis de los detenidos han quedado en libertad provisional, con la obligación de comparecer en el juzgado dos veces al mes para firmar, y se encuentran imputados en la causa por delito de falsificación en documento público.

Al considerado principal responsable de esta red de matrimonios ilegales, que ha ingresado en prisión, se le imputan los delitos de falsificación en documento público, extorsión y favorecimiento de la inmigración ilegal. Este hombre residía desde 1992 en España, con nacionalidad española, y desde esa fecha ha acumulado un patrimonio de 18 pisos y dos locales comerciales. Sus actividades declaradas eran la venta de rosas y la explotación de un locutorio, según el TSJCV.