Bolivia exige a EE.UU. y a Europa apoyo en la lucha contra el narcotráfico

  • La Paz, 9 feb (EFE).- El Ejecutivo de Evo Morales exigió hoy a Estados Unidos y a la Unión Europea su apoyo en la lucha contra el narcotráfico, al señalar que son los principales mercados de la cocaína procesada en el país suramericano, dijo el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada.

Bolivia exige a EE.UU. y a Europa apoyo en la lucha contra el narcotráfico

Bolivia exige a EE.UU. y a Europa apoyo en la lucha contra el narcotráfico

La Paz, 9 feb (EFE).- El Ejecutivo de Evo Morales exigió hoy a Estados Unidos y a la Unión Europea su apoyo en la lucha contra el narcotráfico, al señalar que son los principales mercados de la cocaína procesada en el país suramericano, dijo el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada.

"El apoyo de la comunidad internacional, de Norteamérica y la Unión Europea lo exigimos porque en esos lugares están los mayores mercados internacionales de consumo", dijo Rada durante el nombramiento del nuevo jefe de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Óscar Nina.

El ministro denunció además que la división antinarcóticos de la Embajada de Estados Unidos (NAS) ha mostrado "una actitud reticente" a apoyar las tareas de erradicación de plantaciones ilegales de hoja de coca.

"Censuro esta actitud. Me parece que no corresponde a una sincera voluntad de lucha contra el narcotráfico", agregó Rada, al tiempo que anunció que "las labores de erradicación y racionalización de cultivos de hoja de coca se van a efectuar con el apoyo o sin el apoyo de la NAS".

Bolivia erradicó el año pasado 5.000 hectáreas de cultivos ilegales de la hoja, pero desde el mes de enero están paralizadas esas actividades, según el Gobierno, debido a la falta de apoyo de la NAS.

El cultivo de hoja de coca, materia prima para la realización de la cocaína, es legal en determinados territorios de Bolivia, donde tiene usos terapéuticos y ancestrales.

El ministro explicó que hasta ahora la NAS ayudaba al Gobierno boliviano "en labores que tienen que ver propiamente con los operativos de realización" de la erradicación de cultivos de coca.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se encuentran en uno de sus momentos más fríos desde que en septiembre pasado Morales expulsó al embajador de ese país, Philip Goldberg, después de acusarlo de dirigir una conspiración en su contra.

Washington replicó con la misma medida contra el embajador Gustavo Guzmán y posteriormente canceló a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países de la región andina como compensación en sus esfuerzos contra el narcotráfico.

Estados Unidos justificó su decisión en la falta de cooperación de La Paz contra las drogas, lo que ha sido negado por el Gobierno boliviano, que se ha mostrado en reiteradas ocasiones confiado en que el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, dé marcha atrás a la medida.

El ministro Rada insistió en la idea del Gobierno boliviano de la "nacionalización de la lucha contra el narcotráfico", lo que explicó significa que "las estrategias, los objetivos, los medios y los métodos serán definidos por los bolivianos".